La Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti) advirtió que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) ha tomado una serie de decisiones que reducen la asimetría regulatoria en materia de preponderancia, “lo que genera incertidumbre en el sector”.

“El mercado no ha mostrado señales que justifiquen ir cerrando la brecha regulatoria entre el preponderante y sus competidores”, declaró la Canieti en un comunicado en el que insistió sobre la necesidad de avanzar hacia la competencia efectiva en el sector de telecomunicaciones en beneficio del consumidor final.

Los operadores de servicios de telecomunicaciones afiliados a la Canieti rechazaron la decisión del IFT de aprobar una propuesta de Telmex-Telnor, filial de América Móvil, referente a la transferencia de personal, una de las obligaciones para el proceso para separar parte de su infraestructura de telefonía fija hacia marzo del 2020.

“El pleno del IFT resolvió el viernes 17 de enero permitir la figura de prestación de servicios, lo que implicaría la continuidad de un vínculo laboral entre los trabajadores de las empresas mayoritarias y Telmex-Telnor, que podrá mantenerse como su verdadero empleador”, refirió la Canieti en un comunicado.

El organismo destacó que romper completamente el conflicto de interés a todos los niveles entre empresas minoristas y mayoristas es la clave para que la separación funcional pueda tener resultados efectivos, en términos de competencia. La cámara explicó que la separación funcional surge como una medida para reducir los incentivos de las empresas Telmex-Telnor de proveer un acceso preferencial a su infraestructura a América Móvil sobre sus competidores, por lo que romper la relación entre las mayoristas y minoristas era necesario.

La Canieti alertó que el modelo de transferencia de personal aprobado por el IFT atenta contra la independencia entre Telmex-Telnor y las empresas mayoristas, lo que dificultaría el acceso efectivo a la infraestructura proponderante.

Argumentó que esta decisión se contrapone a las prácticas internacionales y hace patente la necesidad de que un representante del sector de telecomunicaciones participe de forma permanente en el proceso de separación funcional.

América Móvil, del empresario Carlos Slim, está sujeta a reglas más estrictas desde el 2014 como parte de una reforma al sector que busca hacer el mercado más competitivo.

Como parte de las medidas antimonopolio impuestas a América Móvil, el IFT determinó en el 2017 la pertinencia de crear una entidad independiente de la unidad de línea fija Telmex para ofrecer a los competidores acceso a su infraestructura.

Aunado a esto, desde su anuncio, el sindicato de Telmex se ha opuesto a la separación funcional de Telmex y ha argumentado que esto afectaría derechos laborales adquiridos.

[email protected]