Con el reto de evitar violencia laboral y promover la tolerancia en el lugar del trabajo, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y el Boston Center for Latin America, realizarán un mecanismo de investigación y resolución de quejas, así como la implementación de medidas disciplinarias y restaurativas para propiciar y fortalecer un ambiente de respeto y de bienestar emocional.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), refirió que para el empresario es fundamental destacar los principios y respeto a los derechos humanos en materia laboral, por lo que se comprometió a combatir la violencia.

“No podemos permitir que más personas sufran de discriminación en su trabajo, que pierdan oportunidades de crecimiento, o lo que es lo peor, que enfrenten hostigamiento y acoso laboral o sexual”, expresó.

A través de un videomensaje titulado Avances contra la violencia laboral, el dirigente empresarial informó que el CCE ya ha emprendido acciones, como es la Comisión de Inclusión y Diversidad, en la que junto con varias otras organizaciones instituciones y especialistas, se han analizado y propuesto mecanismos efectivos para prevenir, así como “quitar cualquiera de esta naturaleza que para nosotros es total y absolutamente inadmisible”, reprobó.

El presidente del CCE comentó que el trabajo con el Boston Center for Latin America busca sensibilizar y capacitar a todo el equipo del Consejo sobre las distintas manifestaciones de estas acciones y finalmente, se dará paso a la creación del mecanismo de investigación y resolución de quejas laborales.

“Estamos convencidos de que mecanismos como éstos generan impacto positivo tanto para el entorno laboral como para los colaboradores y sus relaciones interpersonales. En el primer ejercicio lo decidimos hacer el CCE empezando en casa, pues no, no podemos diseñar, implementar y compartir un protocolo de prevención, sino empezamos nosotros… fortalecemos una conducta basada en los valores que nos mueven y los cuales promovemos que son el respeto y la tolerancia dentro de los centros de trabajo”, confió Carlos Salazar.

Abundó que el tema del derecho a la no discriminación y la eliminación de todo tipo de violencia, se alinea con los compromisos de la campaña de la ONU sobre mujeres. “Es nuestra obligación trabajar en la consolidación de un país más justo, más inclusivo, responsable y sostenible, donde siempre la mujer tenga la posibilidad de crecer, desarrollarse y ser, como lo puede ser siempre, un factor de crecimiento para todas las organizaciones”, acotó.