El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) urgió al gobierno de Andrés Manuel López a destrabar las solicitudes para construir zonas de almacenamiento de gas natural en México, ya que existen por lo menos 20 proyectos de infraestructura de gas que representan inversiones por 300,000 millones de pesos y 50,000 empleos directos e indirectos.

“México no tiene capacidad de almacenamiento de gas natural, combustible con el que se genera el 60% de la energía eléctrica del país y que en su mayoría viene de Estados Unidos”, afirmó el sector empresarial, quien se pronunció porque la Comisión Reguladora de Energía (CRE) apruebe los proyectos pendientes.

Ante los recientes cortes en el suministro eléctrico que afectan al país, en especial a la zona norte, el organismo que encabeza Carlos Salazar Lomelín instó al gobierno federal a trabajar en conjunto con la iniciativa privada para fortalecer la infraestructura de la red de transmisión y distribución, así como el almacenamiento de combustible y gas, como medidas indispensables para mejorar la seguridad energética del país.

“La reciente emergencia eléctrica pone de manifiesto la urgente necesidad de mejorar la infraestructura de transmisión, y de concentrar los limitados recursos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en las actividades en las que es rentable y en las que tiene exclusividad por ley y por vocación de servicio a los mexicanos, que son la transmisión y distribución”, exhortó el sector empresarial del país.

Abundó que dichas divisiones son las más rentables de la CFE y las que pueden hacerla más fuerte financieramente. “En lo demás se pueden eficientar los recursos mediante colaboración con el sector privado”, expresó.

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Enoch Castellanos, sostuvo que los apagones registrados en 29 estados de México que han afectado a millones de familias reflejan la precariedad del sector energético por “la inexperiencia” y “dogmatismo” en la toma de decisiones y ausencia de criterios técnicos en la administración.

Ante ello, solicitó al Congreso rechazar la iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, pues de aprobarse tal cual ha sido enviada la Iniciativa del Ejecutivo, el sector industrial y las empresas de menor tamaño verían impactados sus costos de producción en un rango de entre el 30 y 60%.

El líder de la Canacintra sentenció que si el gobierno federal sigue empeñado en combatir las energías limpias por considerarlas “engendros del neoliberalismo”, nuestro país va a terminar por darle a los usuarios más interrupciones, mala calidad en los servicios, altos costos en sus recibos y “seremos menos productivos”.