Las industrias más sensibles a la pérdida de datos, o las interrupciones de operaciones por ataques con programas maliciosos (malware) cibernéticos son salud, educación, energía, manufactura, servicios legales y profesionales. Por su parte, los empleadores en servicios financieros (23%) reconocen que las estafas por internet (phishing) es lo que más les preocupa, advierte Jesús Navarro, director general de la consultoría en ciberseguridad, Data Warden.

Tanto el secuestro de datos, como la vulnerabilidad de la información, que se desprende de un ataque cibernético, son los hechos que más preocupan a las empresas, y así lo reconoce 66% de 1,249 participantes en la encuesta "Detección de Amenazas 2019", realizada por la consultora Attivo Networks.

Con base en las preocupaciones externadas por profesionales de la ciberseguridad, Navarro señala que previo y post al confinamiento la industria de finanzas es la que suele identificar con mayor rapidez, y capacidad de reacción, las estafas por Internet. Esto debido a las consecuencias que genera un ataque directo a los usuarios, por ejemplo, la suplantación de identidad figura como uno de los puntos de más alarma en las empresas. Así lo confirmó un incremento en el número de entrevistados que dieron esta respuesta entre 2018 y 2019, pasó de 6% a 64 por ciento.

Bajo este escenario, las organizaciones, sin importar el tamaño, requieren normalizar los hábitos de ciberseguridad en su Plan de continuidad de Negocio, en el que empleen soluciones que permitan ‘reparar’ los errores humanos o de programación, así como optimizar sus líneas de defensas de primer y segundo nivel, detalló el directivo.

Las redes de los usuarios y los puntos finales están identificadas como las principales plataformas susceptibles de ser vulneradas, con un 65% de los entrevistados que piensan de esta manera, seguido del almacenamiento de información en cloud y el uso de Data Centers, de acuerdo con la opinión de 63%, y 35% de los entrevistados, respectivamente.

 

rrg