Las empresas deben reeducar a sus consumidores. Lo anterior como opción ante la falta de campañas publicitarias generadas por el etiquetado octagonal en productos con alto contenido calórico, consideró Fernando Álvarez Kuri, vicepresidente de Kantar México.

“La educación al consumidor es algo que no se ha hecho necesariamente de manera consistente. El consumidor no es tonto y sabe lo que ingiere (...) Ahí entrará la educación y cómo las marcas dediquen esfuerzos a reconectarse con su consumidor y explicarle por qué es bueno y por qué no es tan malo y en qué cantidades”, expresó.

El especialista mencionó que una de las consecuencias de la falta de educar a un consumidor son este tipo de medidas como el nuevo etiquetado. Por ello, refirió que deben cambiar el juego ya que hay nuevas reglas. “Es un esfuerzo de racionalización y de que el consumidor ponga atención en lo que consume y cómo lo hace”, dijo.

La NOM 051 sobre etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas plantea que el consumidor diferencie un producto industrializado a través de una calcomanía octagonal en color negro, misma que indicaría que tiene un alto contenido de grasas trans, sodio, edulcorantes, azúcares o calorías.

De acuerdo con la NOM 051, los productos para niños que contengan algún sello no podrán agregar en el empaque del producto ningún elemento de carácter atractivo para los niños, como publicidad.

Aunque se espera que la medida genere un impacto negativo cercano a 3% directamente en las ventas de la industria, según especialistas. Álvarez Kuri destacó que el golpe tiende a normalizarse, pero las empresas que tienen el interés de seguir en el mercado deben tomar algunas medidas para continuar posicionados en el mercado. “Las empresas deberían tener planes de contingencia, reformulando y reconsiderando productos”, indicó el especialista.

estephanie.suarez@eleconomista.mx