El Secretario General de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría, prevé un crecimiento de 4% de la economía mexicana para el 2015, producto de las reformas constitucionales recientemente aprobadas por el Congreso de la Unión.

En conferencia de prensa, ofrecida en el marco de la XXV Reunión de Embajadores y Cónsules, indicó que las reformas tendrán un efecto e impacto pleno en un periodo de entre 12 y 36 meses y advirtió que las leyes secundarias deberán hacerse consistentes con el espíritu de los cambios constitucionales.

Detalló que el crecimiento nacional esperado por la OCDE para el 2014 será de 3.8% y para el 2015 sería de entre 4.2 y 4.3 por ciento. Indicó que este efecto se derivará del paquete de reformas aprobadas, las cuales, en sus palabras eran impostergables e inevitables.

La reformas en México no son para poder ponernos delante de todos los países del mundo sino para poder emparejarnos , dijo el Secretario General de la OCDE.

El diablo está en los detalles, en la implementación, la ejecución, la puesta en práctica y en cómo evitar que por ahí algunos dentistas legislativos le vayan a quitar las muelas o los dientes a los cambios constitucionales y legales por la vía de los cambios secundarios y las regulaciones.

Cómo asegurarnos de que se mantenga la voluntad del Legislador, muy claramente expresada, y que los poderes fácticos no vayan a diluir estos caleros mensajes que han enviado los legisladores .

Ante el cuerpo diplomático, Gurría informó que para reparar el motor de crecimiento global se requiere la aplicación de las reformas estructurales, que los gobiernos redoblen esfuerzos para mejorar las habilidades y destrezas de los ciudadanos; reparar el sector bancario europeo; mantener mercados abiertos al comercio e inversión, así como revisar las regulaciones que restringen la competencia para asegurar un apoyo más efectivo a las políticas de innovación.