Dos importantes sindicatos españoles, la Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO), convocaron una huelga general de servidores públicos para el próximo 2 de junio, como respuesta al plan de austeridad anunciado el miércoles por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que busca un ahorro de hasta 10,000 millones de euros para este año.

Mientras el Presidente español sostenía en La Moncloa una reunión con los líderes sindicales Cándido Méndez, de la UGT, e Ignacio Fernández Toxo, de CCOO, para explicar estas medidas de ahorro, la Federación de Servicios Públicos (FSP) de la UGT llamó a iniciar movilizaciones el próximo 20 de mayo, en respuesta a las medidas que congelarían las pensiones del 2011.

Así, el llamado a huelga, al cual se sumó la CCOO, será la culminación de esta serie de movilizaciones para mostrar el rechazo de las medidas , que incluyen el recorte de 5% a los salarios de todos los empleados públicos españoles, afirmó la UGT.

Las comisiones ejecutivas confederales de la UGT y CCOO vamos a apoyar las movilizaciones que están acordando nuestras federaciones de servicios públicos, mismas que van a culminar en un paro general (del sector público) en la primera semana del mes de junio , dijo el secretario general de UGT, Cándido Méndez, a la prensa al finalizar su reunión con Zapatero.

Se espera que hoy se reúnan las direcciones de ambas organizaciones, quienes descartaron que por el momento vayan a convocar a una huelga general de todos los sectores, contra las medidas de austeridad, aunque este tema podría colocarse sobre la mesa.

Asimismo, las dirigencias sindicales abrieron la invitación para que se sumen a la convocatoria otras fuerzas gremiales, como la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-CSIF).

Si hay que actuar a demanda de los mercados financieros, ni siquiera sabemos si estas medidas serán suficientes. Hemos empezado un camino que sabemos cómo empieza pero no cómo acabará , consideró el dirigente de la UGT, respecto de las medidas de austeridad, que contemplan la reducción de 6,045 millones de euros en inversión pública estatal para el 2010 y el 2011.

(El gobierno) ha elegido la peor de las vías, en un momento en el que la crisis no ha sido superada aún, para dar respuesta a las exigencias de los mercados , declaró Fernández Toxo.

Por su parte, el secretario de Economía español, José Manuel Campa, explicó que el ajuste fiscal podría recortar el crecimiento del Producto Interno Bruto.