La confianza de los consumidores mexicanos se deterioró en mayo por tercer mes consecutivo, de acuerdo con los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

En el reporte de la Encuesta Nacional sobre Confianza del Consumidor, elaborado en conjunto con el Banco de México, el Indicador de Confianza del Consumidor retrocedió 1.1 puntos con cifras desestacionalizadas a 45.1 puntos, mientras en febrero, cuando alcanzó el máximo histórico, se encontraba en 48.7 puntos. Así el indicador hiló tres meses de disminuciones: en marzo retrocedió 1.5 puntos mientras que en abril 1.0 puntos.

Analistas de Banorte explicaron que el resultado es consistente con la caída en la aprobación del presidente Andrés Manuel López Obrador en algunas encuestas, lo cual tiene una correlación con la confianza.

“Otros factores también pueden ayudar a explicar parte del ajuste, incluida la desaceleración de la actividad económica, presiones en algunos componentes relevantes  en la inflación y la modesta depreciación del tipo de cambio durante el mes”, agregaron.

Un análisis de Monex refirió que el resultado de mayo también se vio afectado por un “entorno de nerviosismo sobre el desempeño económico” del país, debido a los resultados del primer trimestre del año, (contracción de 0.2% trimestral) y los constantes recortes  en las expectativas de crecimiento.

“A ello se suman las mayores preocupaciones en torno a la desaceleración de la economía global, pues las tensiones comerciales podrían afectar a sectores que ya presentaban señales de debilidad, como las manufacturas”, acotó Monex en su análisis.

En su comparación anual, el indicador aumentó 8.0 puntos, con lo cual rompió la racha de crecimiento de dos dígitos que había presentado desde enero; no obstante, es el mejor avance del que se tiene registro para un mes de mayo.

Cabe destacar que en julio pasado, tras darse a conocer los resultados de la elección presidencial, el indicador empezó a avanzar de manera continua hasta llegar, en febrero, a su máximo histórico en 48.7 puntos.

El avance de la confianza se le atribuyó a un optimismo político por el cambio de gobierno y una gran aprobación del nuevo presidente y sus políticas.

Hacia adelante, los analistas esperan que la confianza se modere por eventos políticos de coyuntura y calificaron como incierto el impacto que puedan tener las medidas arancelarias de Estados Unidos.

Menor confianza en el futuro

El resultado del indicador se debió al retroceso que sufrieron sus cinco componentes durante el mes; destacó la caída de 2.2 puntos sobre la situación económica del país que esperan en un año.

“Este rubro guarda la mayor relación con el sentimiento político, considerando que fue el que más incrementó tras la elección presidencial”, señaló Banorte.

El rubro que se refiere a la situación económica de los miembros del hogar esperada en un año retrocedió 1.3 puntos, lo que analistas atribuyeron a los datos de una desaceleración económica; mientras que la situación económica del país actual cayó 1.0 punto.

Menos posibilidad de compra

En tanto, la posibilidad de compra disminuyeron 0.8 puntos y la situación económica actual en el hogar 0.6 puntos mensual.

A detalle, en los indicadores complementarios las posibilidades de comprar ropa, zapatos, alimentos, entre otros, retrocedió 1.6 puntos. La posibilidade de que algún miembro del hogar compre un automóvil se contrajo 0.2 puntos.

Los analistas refirieron que la disminución en las posibilidades de compra se debe a la inflación.

Por otro lado, la situación del empleo esperada para el siguiente año se deterioró 2.4 puntos, mientras que la situación económica personal, 1.2 puntos.

En comparación anual, los cinco componentes registraron alzas, en donde el que se refiere a la situación económica del país esperada en un año mejoró 12.9 puntos.

[email protected]