Según la Comisión Europea, Libra, la criptomoneda de Facebook, debe impulsar a las instituciones comunitarias y al sector financiero a desarrollar herramientas que garanticen unos servicios de pago internacionales más rápidos y baratos.

Así lo aseguró el vicepresidente del Ejecutivo comunitario para el euro, Valdis Dombrovskis, en una rueda de prensa después de que los ministros de Finanzas de la UE mantuvieran un debate sobre las llamadas stablecoins: criptomonedas que están asociadas a una divisa oficial, como el dólar o el euro, o a bienes como el oro.

“Debemos estudiar las oportunidades y los retos que representan las stablecoins globales. Libra, por ejemplo, es una señal de alerta para las instituciones europeas y actores de mercado”, expresó el letón, también responsable de la cartera de Servicios Financieros de la Comisión Europea.

En su opinión, el hecho de que Facebook haya lanzado Libra “indica claramente que hay una brecha en la oferta para pagos baratos y rápidos. Eso es en lo que deberíamos estar trabajando”, señaló Dombrovskis.

El vicepresidente del Ejecutivo comunitario defendió que la UE debería abrazar la innovación tecnológica en el sector financiero, pero también advirtió de que es necesario considerar los riesgos que plantean las criptodivisas.

Declaración

De hecho, en un proyecto de declaración que pretenden aprobar formalmente en diciembre, los 28 y la Comisión Europea señalan que las criptomonedas como Libra “pueden presentar oportunidades” para abaratar y agilizar los pagos internacionales, pero también plantean “desafíos múltiples y riesgos” sobre campos como la protección de consumidores, privacidad, ciberseguridad, blanqueo de capitales o financiamiento al terrorismo.

Los países de la UE señalan, aunque sin nombrar directamente a Facebook, que “algunos proyectos recientes con escala global aportaron información insuficiente sobre cómo pretenden gestionar los riesgos”.

“Las entidades que quieran emitir stablecoins o desarrollar actividades con ellas en la UE deberían dar información completa y adecuada urgentemente para poder hacer un análisis adecuado de las reglas actuales”, prosigue el texto.

El texto destaca, por tanto, que las divisas digitales deben estar sujetas a un marco legal de supervisión proporcionado y claro.

Sin embargo, tanto las capitales europeas como la comisión enfatizan que “ninguna criptodivisa estable global debería empezar a operar en la UE hasta que los riesgos legales y regulatorios hayan sido identificados y abordados”.