El alemán Alexander Zverev, número tres del mundo, impresionó en su debut este año en Roland Garros, con un contundente 6-1, 6-1 y 6-2 sobre el lituano Ricardas Berankis (92), en apenas una hora y nueve minutos, este domingo en París.

El jugador germano de 21 años, reciente campeón en Múnich y Madrid, y subcampeón en Roma tras plantar una gran batalla a Rafa Nadal en la final, tendrá que verse en la segunda ronda contra el serbio Dusan Lajovic o el checo Jiri Vesely.

“He ganado dos torneos, he llegado a la final en Roma, perdiendo contra Rafa en un partido equilibrado. Me siento bien y hoy he tenido un buen inicio en el torneo. Estoy feliz por cómo me está yendo todo”, declaró Zverev tras su victoria.

Su partido de este domingo supone una exhibición de fuerza del hombre llamado a ser el principal rival de Nadal en esta edición, en la que el español arrancará el lunes contra el italiano Simone Bolelli.

Zverev se saca así la espina de su decepcionante papel del año pasado, cuando perdió en el día inaugural del torneo ante el español Fernando Verdasco, pese a llegar también entonces como uno de los favoritos, después de haber ganado unos días antes el Masters 1000 de Roma.

El tenista de Hamburgo tiene los torneos el Grand Slam como su asignatura pendiente: ha disputado todos desde el Wimbledon del 2015 y nunca ha conseguido pasar de los octavos de final.

En otro encuentro en la pista central, el búlgaro Grigor Dimitrov, número cinco del mundo, se impuso en tres mangas al egipcio Mohamed Safwat, por 6-1, 6-4 y 7-6 (7/1).

Safwat no era el jugador inicialmente previsto para el debut de Dimitrov, ya que el sorteo había determinado que fuera el serbio Viktor Troicki, que antes del partido fue declarado baja por una lumbalgia.

“Estaba calentando y mi entrenador me dijo que en el cuadro tenía un rival diferente. No me lo esperaba”, admitió Dimitrov sobre el lucky loser al que tuvo que enfrentarse.

Hoy, Rafael Nadal, número uno mundial y 10 veces campeón en París, jugará contra el italiano Simone Bolelli (130).

Derrotan a Ostapenko, la vigente campeona

Un año después de sorprender al mundo del tenis al obtener el título del Abierto de Francia para el primer campeonato de su carrera, Jelena Ostapenko se encuentra nuevamente en una compañía exclusiva: una campeona defensora de Grand Slam que es eliminada en la primera ronda.

El arriesgado estilo de Ostapenko le dio muchas menos recompensas que problemas el domingo y fue eliminada 7-5, 6-3 por la ucraniana Kateryna Kozlova, número 67 del mundo.

El resultado convirtió a Ostapenko en apenas la segunda campeona reinante en ser eliminada en la primera ronda del Abierto de Francia al año siguiente, uniéndose a Anastasia Myskina en el 2005.

“No esperaba nada en este partido. Se siente increíble”, dijo Kozlova.

No fue la única gran sorpresa en el primer día de torneo.

Venus Williams, ganadora de siete títulos de Grand Slam, cayó 6-4, 7-5 ante la china Wang Qiang, número 85 del mundo. Williams, novena preclasificada, también cayó en su primer juego en el Abierto de Australia y es la primera vez en la carrera de la jugadora de 37 años de edad que es eliminada en la ronda inicial en dos Grand Slams consecutivos.

En el 2017, cuando llegó en el puesto 47 del escalafón a los 20 años de edad, Ostapenko se convirtió en la primera jugadora desde 1979 en obtener su primer título de la gira en un torneo de Grand Slam.

Pero la letona ha tenido una temporada difícil, con marca de 12-12.

En tanto, Kozlova, de 24 años, llegó a Roland Garros en condiciones incluso peores, con registro de 4-6.

En su única otra aparición en París perdió en primera ronda y sólo tenía un triunfo en siete partidos de Grand Slam. Y en contra de Ostapenko, quinta preclasificada, Kozlova obtuvo el primer triunfo de su carrera ante una jugadora entre las 30 primeras.