Una emotiva faena llena de valor y entrega fue la que le valió al guanajuatense Diego Silveti para alzarse como el triunfador de la sexta corrida de la Temporada Grande en la Plaza México tras cortar la oreja del excelente toro Mazapán, de Jaral de Peñas, un bravo astado que mereció los honores del arrastre lento y que por poco manda al hospital al menor de la Dinastía.

Por su parte, el extremeño Alejandro Talavante y el jalisciense Arturo Saldívar se quedaron muy cerca de tocar pelo en sus primeras participaciones, pero se tuvieron que conformar saludando en el tercio.

Diego estuvo variado en los lances, las combinaciones de saltilleras con gaoneras levantaron de sus asientos a varios asistentes y con un desafiante trasteo logró un par de estatuarios, tandas muy templadas y ceñidas que le corearon con fuerza, y dos sustos que se llevó luego de abusar de valor al arrimarse tanto a su enemigo, el cual no le perdonó el descuido y a punto estuvo de herirlo de gravedad, pero que no demeritó su labor y gracias a ello le concedieron el apéndice luego de la petición mayoritaria.

Con el sexto de la tarde estuvo voluntarioso y tesonero ante un toro que entraba rebrincando y dificultaba cualquier intento de lucimiento. Mató de pinchazo y entera para escuchar breves palmas.

Talavante y Saldívar porfiaron con ejemplares que se apagaron pronto y que resultaron deslucidos para saludar en el tercio y escuchar palmas al término de sus respectivas labores.

El encierro de Jaral de Peñas tuvo excelente presencia, salieron con movilidad al saltar al ruedo, pero se apagaron muy pronto y sólo destaco el primero de Diego Silveti, de nombre Mazapán, que mereció los honores del arrastre lento.

Sánchez triunfó en la quinta

El torero aguascalentense, Juan Pablo Sánchez, resultó el triunfador de la quinta corrida de la temporada luego de cortar una oreja en el festejo de la Revolución Mexicana, que se celebró el pasado viernes en corrida nocturna y en la que Sánchez hiló una faena llena de temple, recorrido y trasmisión que coronó de gran estocada para cortar la única oreja del festejo. En el sexto le aplaudieron brevemente.

Por su parte, el español Juan José Padilla tuvo dos actuaciones entregadas y tuvo petición de apéndices en ambos toros de su lote que no se concedieron, mientras que José Mauricio enfrentó un lote complicado con el que nada pudo hacer, aunque saludó en el tercio tras pasaportar a su primero.