Sergio Ramos, ganador de 22 títulos durante 16 años con Real Madrid, fue recortado del plantel de cara al próximo torneo. Al ser el capitán de las últimas cinco temporadas, su salida abrupta y sin posibilidades de negociación ha dejado atónitos a los propios aficionados merengues como al mundo del futbol.

“Capitán una pena para todos que no termines tu carrera en nuestro Real Madrid. Te lo merecías, pero volverás”, escribió el ex capitán merengue, José María Gutiérrez ‘Guti’, en su cuenta de Twitter, mientras que un aficionado escribió: “Otra estrella del Real Madrid que se va por la puerta atrás. Raúl, Guti o Casillas saben lo que es eso”.

El contrato de Ramos con el Madrid vencía este 30 de junio, por lo que estaba buscando su renovación desde principios de 2021. De acuerdo con reportes de AS, fue el segundo jugador mejor pagado de la más reciente temporada, percibiendo 12 millones de euros anuales, solo debajo de los 14 del atacante Eden Hazard.

No obstante, Ramos dejó claro en su última conferencia de prensa en el club que lo económico no fue un motivo para que lo cortaran, pues incluso había aceptado la rebaja salarial del 10% que tendría toda la plantilla a partir del verano.

“Tengo que decir que no había un problema económico. Lo que yo quería eran dos años más para mayor tranquilidad para mí y mi familia”. Agrega que el club solo le ofreció un año de renovación, pero que no hubo claridad en el tiempo para aceptar: “En las últimas charlas, acepté la oferta, pero se me comunica que ya no se podía, que tenía una fecha de caducidad y yo no me había enterado".

Ramos acaba de cumplir 35 años en marzo, por lo que la renovación que él deseaba lo hubiera amarrado al Madrid hasta los 37, una edad en la que el club no aguantó ni siquiera a figuras de la talla de Raúl e Iker Casillas, quienes fueron expulsados a los 33 y 34, respectivamente.

“Lo primero que quiero decir es que nunca me he querido ir. Mi propósito era seguir aquí. Las condiciones han ido variando, por su parte (del club) y por la nuestra. Llegado a ese punto, había que tomar una decisión, pero nunca se me había dicho que mi oferta tenía una fecha de caducidad. Es respetable, pero me sorprendió”.

El jueves, Ramos apareció en las instalaciones del club en compañía del presidente, Florentino Pérez, para dar un mensaje de despedida a la afición. Estando juntos, el futbolista recalcó que no guarda ningún rencor y que todo lo que tenían que hablar ya lo hicieron en privado.

“Mi relación con el presidente siempre ha sido buena. De padre e hijo deportivamente. Es la persona que me trajo aquí. Nunca voy a hacer una declaración contra él. En las familias también hay peleas (...) No quiero ningún tipo de rencor. Me quedo con la familia, esto es un hasta luego y siempre estarán en mi corazón”.

Ramos también explicó que por ahora no tiene nada definido sobre su próximo equipo, aunque desde el mercado invernal su nombre sonó en el radar del Manchester City y del PSG. Aprovechó para confirmar que no iría al Barcelona.

“No hemos pensado nada en ningún momento. Desde enero ha habido alguna que otra llamada, pero nunca hemos tenido en mente salir del Madrid. A partir de ahora buscaremos una buena opción. El Sevilla es mi segundo club, pero a día de hoy no contemplo esa opción, igual que ellos tampoco. ¿El Barcelona? Es un no rotundo tan grande como el (estadio) Bernabéu”.

El verano de Ramos no solo ha estado manchado por su salida abrupta del Real Madrid, sino porque no fue tomado en cuenta por el seleccionador español, Luis Enrique, para jugar la Eurocopa 2021, por lo que se perdió su primer torneo internacional desde 2003.

El historial de salidas de Florentino

A lo largo de las gestiones de Florentino Pérez en la presidencia del Real Madrid, otros ídolos han salido del club señalando problemas de claridad o de comunicación, lo que impacta directamente en el público.

“Sentía que ya no me consideraban como al principio. El presidente me miraba como si ya no fuera indispensable. Florentino Pérez nunca me miró excepto como una relación de negocios. Lo que me decía nunca lo hizo desde el corazón”, reveló Cristiano Ronaldo en octubre de 2018, apenas un par de meses después de haber partido a la Juventus.

Ronaldo, máximo goleador en la historia del club merengue, llegó en 2009 por 94 millones de euros. Había firmado una extensión de contrato por cinco temporadas más en 2017, pero debido a esa inconformidad con la cúpula de Florentino, pidió su transferencia apenas un año después.

Otras salida que reclamó la afición fue la de Raúl González, ex capitán y el jugador con más partidos en la historia del club, quien en 2010 decidió partir al Schalke de Alemania toda vez que su contrato había expirado y no vio intenciones de renovación.

Lo mismo ocurrió con el portero Iker Casillas, quien al término de su contrato en 2015 no vio más cabida en el club donde se forjó desde niño y tuvo que partir al Porto de Portugal, donde finalmente se retiró en 2020.

Recientemente también salió del club el entrenador Zinedine Zidane, máximo ganador de Champions League en la historia del club y campeón en la temporada 2019-20. El francés explicó sus razones en una carta tras el final de su segunda etapa como DT merengue.

“Me voy porque siento que el club ya no me da la confianza que necesito y no me ofrece el apoyo para construir algo a mediano o largo plazo. Se ha olvidado todo lo que he construido en el día a día, lo que he aportado (...) Soy un ganador nato y estaba aquí para conquistar trofeos, pero más allá de eso están los seres humanos, las emociones, la vida y tengo la sensación de que estas cosas no han sido valoradas”, señaló el entrenador.