Hace casi ocho años, cuando la Selección Mexicana de Futbol buscaba llegar al Mundial de Sudáfrica 2010, en los altos mandos de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) podían sentirse satisfechos por poder contar dentro de plantel dirigido por Javier Aguirre con futbolistas hechos y que conectaban con la afición, como Gerardo Torrado, Javier Chicharito Hernández, Rafael Márquez y el mismo Vasco, quienes eran buscados por los patrocinadores del Tricolor para grabar comerciales.

El impacto de la Selección Nacional permitió que la FMF lograra cerrar acuerdos comerciales con empresas como Bimbo, Banamex, Movistar, Coca-Cola, Adidas, AT&T, entre otros, por 110 millones de dólares durante el proceso 2006-2010,de acuerdo con cifras publicadas por Forbes en enero del 2014.

Si bien la mina de oro que significa el Tricolor, que actualmente en su página oficial (miseleccion.mx) muestra a 18 marcas que la patrocinan o al menos son socios comerciales, cerró un buen ciclo, económicamente hablando en el 2010, la realidad es que actualmente vive momentos complejos.

De acuerdo con una publicación del diario Reforma, existen sentencias judiciales que señalan al organismo por no declarar 265 millones de pesos en el año 2009, época en la que se firmaron 10 contratos de patrocinios rumbo a Sudáfrica.

Con dichos pactos con sus patrocinadores, la FMF estaba obligada a poner a disposición de las empresas la imagen de jugadores y de Javier Aguirre, exentrenador del Tricolor, para grabar comerciales, además de que existía publicidad estática en las canchas donde el equipo azteca se presentaba.

De acuerdo con las investigaciones reveladas por Reforma, ahora el organismo que preside el licenciado Decio de María ha sido multado por 79.5 millones de pesos, como consecuencia de no haber declarado 265 millones de pesos en el ejercicio fiscal del 2009, año en el que la Femexfut no presentó los ingresos por estos conceptos y, en cambio, reportó pérdidas fiscales por 403.2 millones.

Además, el diario Reforma revela que fue en el 2013 cuando el SAT indicó que dichos ingresos por concepto de publicidad debieron ser declarados, reduciendo sus pérdidas a 138 millones y generándose la multa correspondiente. Lo anterior fue ratificado el pasado 10 de octubre, provocando que la FMF llevara el caso a la Suprema Corte de Justicia, instancia que desechó el recurso debido a que no se involucraba ningún tema constitucional.

De las cláusulas de los contratos se desprende que las prestaciones ahí pactadas no solamente correspondían al otorgamiento de uso y goce temporal de bienes, sino también a obligaciones de dar y de hacer cargo de Femexfut, a cambio de una contraprestación, lo que evidentemente persigue un fin preponderantemente económico y lucrativo ajeno al régimen de las personas morales sin fines de lucro , indicó el tribunal colegiado.

La marca de la Selección Nacional le ha permitido a la FMF contar con recursos para impulsar a todos sus representativos y por ahora deberá de aclarar su situación fiscal para evitar perder la credibilidad como institución ante sus patrocinadores y aficionados.

Sin embargo, lo único seguro es que será mañana, en la inauguración de las nuevas instalaciones de la Femexfut en Toluca, cuando los altos mandos del futbol mexicano tengan su primera aparición pública luego de que se hicieran públicos sus problemas con el SAT. Habrá que esperar para conocer cuál será la postura y el mensaje de Decio de María, presidente de la FMF que parece tener enfrente uno de sus primeros grandes desafíos tras suceder en el cargo a Justino Compeán.