Cerca de 12,000 personas se reunieron en el Estadio Olímpico Universitario para apoyar a Pumas, emocionadas por el impulso del equipo que ahora acumula tres victorias consecutivas, permaneciendo en la lucha por un boleto a la reclasificación.

Contrario a lo que habían venido sufriendo la campaña pasada y la actual, los universitarios poco a poco se alejan de la angustia y presión que les significaba meter un gol. Contra Xolos por la jornada 15 se vivió una fiesta de goles para un marcador final de 3-1 a favor de los locales.

Mientras que los Pumas van en ascenso luego de hilar victorias contra Juárez, León y ahora Xolos, el límite de la tabla general les impide a los de Tijuana seguir cayendo, al momento son últimos con sólo 9 unidades de 45 posibles.

Pese al mal comienzo de torneo, a los Pumas aún les queda vida y se aferran a ella generando un juego más ofensivo, en la primera mitad hicieron a la afición soltar al menos ocho gritos de exaltación con sus llegadas al arco rival, pero no fue hasta cerca del término del primer tiempo cuando lograron convertir un tanto: el canterano, Erik Lira controló un balón que parecía perdido tras el cobro de un tiro de esquina y asistió a Arturo Ortiz para marchar al vestidor con la ventaja.

El gol en contra rompió con todo el esquema de Sebastián Méndez, nuevo director técnico de Xolos, quien más tarde admitiría "nos hicieron goles en los momentos fundamentales, uno fue terminando el primer tiempo”.

Se esperaba que regresando del vestidor los Xolos regresaran revitalizados, con un nuevo enfoque buscando revertir el marcador, sin embargo, todo se fue por la cuesta cuando el delantero de Pumas, Juan Ignacio Dinenno, aprovechó una desatención en la salida de Tijuana para marcar el segundo tanto a favor de los universitarios, “de ahí se fue cuesta arriba el partido”, dijo Méndez.

Diez minutos después del gol de Dinenno, el centrodelantero asistió a Fabio Álvarez para poner el 3-0.

Al minuto 65, el defensa de Xolos, Vladimir Loroña, logró anotar el tanto del descuento luego de aprovechar un par de rebotes en el área chica de Pumas, no había nada que festejar en ese momento, lo importante era volver a poner la pelota en juego, sin embargo, con un ánimo decaído fue imposible la tarea de los de Tijuana.

No fue únicamente el crédito de la ofensiva, cuando los Xolos tenían la posesión, los Pumas se multiplicaban para cerrar oportunamente los espacios impidiendo el desarrollo de las jugadas del rival.

Pumas requiere de seguir con la inercia positiva para poder acceder a un puesto en Liguilla o repechaje, al momento el director técnico del conjunto considera que superar la temporada regular depende únicamente de ellos. Por el contrario, con dos partidos por delante, Xolos le dice adiós al sueño del repechaje, sin embargo, Méndez resaltó que no regalarán nada en su último par de compromisos, la tarea es conseguir sus últimos seis puntos del torneo.