Los legisladores de Estados Unidos presentaron un proyecto de ley para considerar delito la distribución de fármacos para mejorar el rendimiento durante eventos deportivos internacionales.

La medida fue presentada en la Cámara de Representantes y lleva el nombre de Grigory Rodchenkov, el director del laboratorio ruso que denunció la trampa de Rusia durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014, en la que se generó un cóctel de tres sustancias prohibidas, las cuales mezclaban con alcohol para administrarlas a los deportistas.

Cabe señalar que dicho evento deportivo los atletas rusos lideraron el medallero.

El programa de dopaje ruso involucró a 1,000 atletas de al menos 30 disciplinas.

Las sanciones que se proponen incluirían multas de hasta 250,000 dólares para individuos y sentencias de hasta 10 años en prisión para aquellos que produzcan, distribuyan o utilicen las sustancias prohibidas en eventos internacionales, por ejemplo, en Juegos Olímpicos.

Países como Alemania, Italia y Kenia tienen leyes similares. Durante mucho tiempo, las autoridades estadounidenses se han visto maniatadas por las opciones legales limitadas con que cuentan para enjuiciar a los que hacen trampa al doparse.