El regreso de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo a la actividad con sus selecciones nacionales activó un negocio en venta de boletos que superó 5.3 millones de dólares. Después de nueve meses de ausencia de los equipos nacionales de Argentina y Portugal, respectivamente, los futbolistas regresaron a la actividad internacional y en tres partidos su presencia motivó la venta de más de 118,000 boletos, en sedes tan diversas como Lisboa y Madrid.

El inicio de la eliminatoria para la Eurocopa del 2020, así como la única fecha de FIFA que las selecciones latinoamericanas tendrán antes de los torneos del verano, como la Copa América, fue el ingrediente indicado para la revitalización de Messi y Cristiano como seleccionados nacionales y quienes todavía fungen como los capitanes, líderes y motivo de interés mediático en sus países.

Messi, quien después de la eliminación en octavos de final del Mundial de Rusia 2018 ante Francia puso en duda su continuidad como seleccionado nacional, regresó como parte del equipo que convocó Lionel Scaloni, técnico interino de Argentina, para los partidos amistosos ante Venezuela y Marruecos, aunque este último no podrá participar debido a una sobrecarga muscular.

El delantero de Barcelona se ausentó seis encuentros, todos ellos amistosos de la selección de Argentina. En este país, el rango de asistencia de los partidos del equipo nacional (dos de ellos en Argentina y dos más en Estados Unidos) se ubicó entre 30,000 a 38,000 aficionados que pagaron un boleto.

En los dos partidos restantes fueron visitantes.

La empresa World Eleven se encargó de organizar los dos primeros partidos amistosos de la selección de Argentina en el 2019, por lo que eligieron el estadio Wanda Metropolitano de Madrid como la sede más cómoda para el regreso de Messi a la selección, así sólo viajaría de Barcelona a Madrid, como si fuera un partido de laLiga de España.

Con un aforo de 68,000 espectadores, los organizadores encabezados por Guillermo Tofoni indicaron que había un potencial de asistencia de 50,000 espectadores, en parte al imán de taquilla que representa Messi, pero también que Madrid es una ciudad céntrica y con muchas conexiones de Europa, para que aficionados venezolanos y argentinos viajaran al regreso de Lionel a la selección.

Además, los organizadores calculaban que en Madrid había una población conjunta de 35,000 personas de origen argentino y venezolano, lo que ayudaría a llegar a la meta propuesta por World Eleven.

El diario argentino La Nación indicó que horas antes del partido sólo se vendieron 29,861 boletos, que con un precio promedio de 102 dólares la derrama económica del partido llegaría a 3.3 millones de dólares.

La empresa de Guillermo Tofoni tiene un contrato con la Asociación de Futbol Argentino (AFA) para organizar los partidos amistosos a nivel internacional hasta el 2022, con una tarifa que puede llegar a 1.4 millones de dólares para la asociación argentina, de los cuales 230,000 dólares se reparten entre los 23 jugadores en cada convocatoria, es decir, unos 10,000 dólares por juego.

La Real Federación de Futbol de Marruecos emitió un comunicado donde indicaba que había firmado un contrato con la AFA para celebrar un partido amistoso con la selección A, que incluía a Messi, pero el delantero argentino tuvo que ausentarse del partido debido a una lesión.

Promoción portuguesa en el regreso de Cristiano

La federación de Futbol de Portugal puso en promoción la venta en paquete de los dos juegos del inicio de la eliminatoria de la Eurocopa, donde la selección lusitana recibió en Lisboa a Ucrania y Serbia.

El precio promedio del plan de dos partidos en el Estadio de la Luz ascendía a 20 euros por persona, y entre ambos encuentros se reunieron 89,917 euros, para una recaudación en taquilla de al menos 2 millones de dólares.

Durante los siete partidos que Cristiano Ronaldo estuvo ausente de la selección de Portugal, en los tres partidos de local que jugó el equipo nacional se alcanzó un promedio de 36,000 aficionados por partido, 24.8% menos aficionados que durante los dos partidos con el delantero portugués en la nómina de la selección.