Manchester City y la Roma, batidos respectivamente por el Liverpool (3-0) y el Barcelona (4-1), intentarán en sus estadios una remontada histórica que los transporte a las semifinales de la Liga de Campeones.

Las estadísticas publicadas por la UEFA sobre las opciones de levantar estos resultados no serán del agrado de los aficionados del Etihad Stadium y del Estadio Olímpico. En toda la historia de la Liga de Campeones, sólo ocho equipos han logrado clasificarse a la ronda siguiente tras haber perdido 4-1 fuera de casa en la ida.

Para el Manchester City es todavía peor: sólo siete de 126 equipos que perdieron 3-0 fuera de casa se han clasificado para la siguiente ronda, por lo que, según la historia de la competición, el equipo de Pep Guardiola tiene 94% de opciones de finalizar su camino en cuartos de final.

Además, los Citizens reciben a los Reds tras haber caído 3-2 este fin de semana en su campo ante el Manchester United, tras dominar 2-0, una remontada que evitó que se proclamaran campeones de Inglaterra.

“Ahora toca levantarse y estar concentrados el martes”, dijo tras la derrota Guardiola. “También se tienen malos momentos. En los últimos dos partidos los hemos tenido y los rivales han marcado”, añadió sobre las dos últimas derrotas.

Salah, con molestias

El City intentará aprovechar la baja del referente ofensivo de los Reds, el egipcio Mohamed Salah, quien sufrió una lesión en los aductores en la ida y que, salvo sorpresas, no saltará al césped. Tampoco estará el sancionado Jordan Henderson.

Pero la historia de la Liga de Campeones también cuenta con varias remontadas: la temporada pasada el Barcelona tocó el cielo al ganar 6-1 al PSG para superar los octavos tras haber caído 4-0 en la ida.

Una década antes el Mónaco perdió 4-2 en el Santiago Bernabéu y batió al Real Madrid por 3-1 en el Principado. Y el Barcelona también dio el gran golpe en el 2000 cuando eliminó al Chelsea a pesar de una derrota 3-1 en Inglaterra (5-1 tras prórroga).

En Roma, el equipo local intentará encontrar alguna opción ante un Barcelona que de la mano de Ernesto Valverde a menudo no se muestra brillante, pero sí muy sólido y organizado.

“En absoluto me veo en semifinales, han demostrado que tienen un buen equipo. nos queda un partido allí, no lo veo hecho ni mucho menos”, señaló Valverde, el miércoles pasado tras el encuentro de ida, en el que la Roma allanó el camino con dos goles en propia puerta.

El Barcelona, que no alcanza las semifinales desde la temporada 2014-15 en la que acabó siendo campeón de la competición continental, volverá a confiar en su dúo atacante estelar formado por Luis Suárez y Leo Messi.

“Hay que seguir soñando; es fundamental creer que podemos hacer un buen partido de vuelta”, aseguró Eusebio Di Francesco.