Imaginemos por un momento estar en los zapatos de Dayne Kelly, un australiano que juega en la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP). Hemos puesto nuestro mejor esfuerzo para lograr resultados y, en nuestra cuenta personal, ese empeño sólo reditúa en 2,340 dólares en toda la temporada.

Han sido nuestras ganancias por jugar al tenis. Pero a ello hay que restarle los impuestos, gastos de desplazamiento, comidas, hoteles, entrenador... Sin duda, si uno no se ubica dentro del top 100, no es fácil vivir de este deporte.

Acaso por ello las dudas hoy ensombrecen al tenis. Aquéllas que dicen que varios tenistas han caído en la tentación de aceptar pagos por dejarse ganar un partido, los cuales pueden ir desde 50 hasta los 100,000 euros.

De acuerdo con algunas casas europeas de apuestas como Bet365, tan sólo en los 15 días que dura Roland Garros, el año pasado se movieron 1,000 millones de euros en apuestas en todo el mundo; mientras que, anualmente, el monto asciende a 200,000 millones de euros, de los cuales, sólo 15% de ellos se movió dentro del mercado legal.

Hasta hace cinco años, este tipo de cosas afectaban esencialmente a partidos de pequeños torneos, pero ahora la corrupción ha llegado a los encuentros más importantes , asegura Christian Kalb, antiguo responsable de apuestas deportivas de la Francaise des Jeux, empresa francesa especializada en juegos de azar y apuestas y ahora consultor en el tema.

El tenis tiene varios factores de riesgo , indica Pim Verschuuren, investigador del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (IRIS) y coautor de Apuestas deportivas y corrupción, un libro publicado en el 2012 en el que se aborda esta problemática.

Primero, porque es un deporte individual y, por lo tanto, más fácil de manipular. Después, existe una gran desigualdad financiera entre los jugadores y, finalmente, se puede apostar sobre cualquier cosa, sobre cualquier aspecto del juego , argumenta el especialista.

Es por todo ello que el tenis, que representa entre 20 y 25% de las apuestas deportivas en línea, sube a 50% en el mercado del live-betting, una forma de apostar altamente sensible que se propone durante un partido y hasta el momento en el que acaba.

Aunado a ello, empresas como Bet365 tienen un sistema de apuestas que se ha especializado en la organización de apuestas punto por punto.

Por ejemplo, en el partido entre Alexander Zverev y Andy Murray de hoy dan 16-1 por la victoria de Zverev, y 1-40 por la de Murray.

Pero hay montón de posibilidades de ganar ya sea por el ganador del primer set, si habrá tie break en el juego, cuándo será el primero, el número de sets en los que se ganará, el total de juegos, y el score de los mismos.

Consciente de sus debilidades, el tenis fue el primer deporte en dotarse de un mecanismo de control de las apuestas.

Tras los casos destapados en el 2007 por la prensa británica y la investigación del caso Davydenko, que acabó siendo absuelto, las máximas instancias mundiales (Federación Internacional de Tenis, asociaciones de jugadores y organizadores de torneos del Grand Slam) crearon la Unidad por la Integridad del Tenis (TIU, por su sigla en inglés), cuyos expertos colaboran con la policía en numerosos países.

A su vez, las dos asociaciones de tenistas profesionales (ATP y WTA) se dotaron a su vez de reglas muy estrictas que prohíben apostar a los jugadores y a sus entornos.

El tenis, éticamente hablando, está aún lejos del futbol, objeto de 60% de las apuestas internacionales y manchado por casos como el del Calciomesse en Italia o los frecuentes escándalos en el sudeste asiático, o incluso del cricket, inmerso a menudo en casos de este tipo.

Sin embargo, atletas como Andy Murray han aceptado que el problema en el tenis no puede esconderse.

La corrupción existe y todo el mundo sabe que es frecuente , aseguró el escocés en el 2007.

Sí recibieron ofrecimientos ?para amañar partidos

Varios tenistas de alto nivel, como el serbio Novak Djokovic o el francés Arnaud Clément, han reconocido que fueron contactados para que amañaran partidos de tenis, una práctica por la que únicamente algunos jugadores secundarios han sido sancionados.

La TIU ha publicado 18 sanciones, entre ellas seis suspensiones de por vida, por amaño de partidos, aseguró este lunes en Melbourne el presidente de la ATP, Chris Kermode.

Entre las seis suspensiones de por vida, se encuentran las de cinco jugadores, el serbio David Savic (659 mundial) y el austriaco Daniel Koellerer (antiguo 55 mundial) en el 2011, el ruso Sergei Krotiouk (789 mundial) en el 2013, su compatriota Andrey Kumantsov (mejor clasificación: número 261 mundial) en el 2014, y el griego Alexandros Jakupovic (469 mundial) el pasado diciembre. El sexto integrante de la lista es un árbitro, el francés Morgan Lamri, suspendido en noviembre del 2014.

Federer pide pruebas

El suizo Roger Federer se mostró escéptico este lunes en Melbourne sobre las informaciones publicadas el domingo por los medios británicos acerca de partidos trucados en el circuito, preguntándose si hay algún elemento nuevo en esta investigación.

No sé exactamente que hay de nuevo. Escucho que han aparecido viejos nombres. Este caso ya fue tratado , dijo Federer, sin precisar a qué dosier hacía referencia, después de debutar con victoria en el Abierto de Australia.

Un periodista preguntó a Federer por la presencia de ganadores del Grand Slam entre los jugadores sospechosos de amaño.

¿Quién? ¿Qué? Lo han dicho así, es fácil hacerlo. Me gustaría escuchar los nombres. Al menos sería algo concreto y permitiría el debate. No tiene sentido dar una respuesta que sería pura especulación , respondió.