Doble sonrisa, doble premio y doble felicidad en la cancha de Guadalajara. Las checas Barbora Krejcikova y Katerina Siniakova dejaron claro que son la mejor dupla de tenis femenil del mundo en la actualidad, al lograr el título de las WTA Finals 2021 en dos sets (6-3 y 6-4) sobre la belga Elise Mertens y la taiwanesa Su-Wei Hsieh.

Desde días antes de la realización del torneo, las checas se clasificaron como las mejores sembradas con un balance de 6,450 puntos en 12 campeonatos a lo largo de la temporada, además de cuatro títulos: el Abierto de Melbourne, el de Madrid, Roland Garros y los Juegos Olímpicos de Tokio. Sumaron 1,000 puntos más que la dupla más cercana en el ranking, las japonesas Shuyo Aoyama y Ena Shibahara, quienes alcanzaron los 5,070.

Sin embargo, la etiqueta de favoritas nunca generó presión en Krejcikova y Siniakova, quienes arrasaron en Guadalajara con 100% de efectividad en sus cinco partidos, que les han retribuido en 1,500 puntos más para su ranking y un prize money de 360,000 dólares.

“Creo que fue un día realmente bueno para nosotras, hicimos todo lo mejor que pudimos. Me alegré mucho de que nuestro estilo de juego funcionara y además fue muy, muy especial conseguir el trofeo enfrente de Martina (Navratilova), a quien admiramos. Ella es una gran heroína para nosotras. Realmente lo disfrutamos y, ahora sí, ¡vacaciones!”, señaló Krejcikova en conferencia de prensa posterior al campeonato.

Pero no fue lo único que dijo. Su discurso también tuvo un profundo lapso de melancolía que hizo llorar justo a la leyenda, Navratilova: “Hoy es un día muy especial para la República Checa y para nuestros amigos eslovacos. Llamamos a este día (17 de noviembre) el de la Revolución de Terciopelo, porque tuvimos a una gran generación de bravos estudiantes checoslovacos y ciudadanos que salieron a las calles para pronunciarse en contra del régimen antidemocrático que teníamos”.

Krejcikova, caracterizada por ser una tenista que habla sin tapujos, continuó: “Gracias a esos estudiantes y ciudadanos, mi generación puede vivir en un hermoso país sin ninguna restricción y con total libertad. Realmente aprecio lo que hicieron y la valentía que tuvieron”.

Una ola de aplausos acompañó las palabras de Krejcikova ante la mirada de su compañera, Siniakova, y su heroína, Navratilova, quien fue parte de su ceremonia de premiación ante la belga y la taiwanesa, que durante la temporada fueron campeonas de Wimbledon.

Después del triunfo, Siniakova terminará el año como primer lugar del ranking mundial de dobles y Krejcikova como segunda, manteniéndose en la élite de cara al inicio de 2022. Además fue una revancha para ellas tras haber perdido el campeonato de las WTA Finals en 2018 ante Timea Babos (Hungría) y Kristina Mladenovic (Francia).

Esta fue la primera dupla del mismo país en ganar el oro de dobles de unas WTA Finals desde 2016, cuando Rusia obtuvo el campeonato de la mano de Ekaterina Makarova y Elena Vesnina. Para la República Checa son apenas las cuartas ganadoras de los últimos 25 años tras el título de Jana Novotna en 1997 y de Andrea Hlavackova en 2017.

fredi.figueroa@eleconomista.mx