Paola López, futbolista del club Pachuca y politóloga por el ITAM, inicia su día antes de las 8:00 de la mañana, a veces se adelanta a su alarma, prende la radio y escucha las noticias mientras se arregla o saca a pasear a su mascota. A las 8:30 llega al club donde desayuna, entrena de 10:00 a 12:00 y termina el día en el club con la comida.

Al llegar a casa se conecta a sus redes sociales: “ya no te enteras de las cosas en los canales informativos sino lo que va diciendo la gente”, comenta. También le gusta leer.

Los lunes, antes de sus partidos, se conecta a sus clases en las que se prepara para dirección técnica en la Escuela Nacional para Directores Técnicos (ENDIT). “Si toca jugar de visita pierdo más tiempo en lo que viajo y demás, pero tengo profesores que me reponen clases el martes”. Dedica unas 8 horas a la semana a su formación de Directora Técnica.

El contexto del nacimiento tardío de la Liga MX Femenil le permitió a sus equipos encontrar talento que, además de fortalezas deportivas, también contaban con una formación académica de respaldo. No es raro encontrar a arquitectas, matemáticas, licenciadas en derecho, comunicólogas, etcétera.

—¿Qué experiencia marcó tu decisión de estudiar ciencias políticas?

“Una profesora que tuve en secundaria, Ceci López Rojas, me daba clases de historia y creo que al llevar la clase en un momento crítico que fue la adolescencia, pensé que me gustaría estar metida en cuestiones sociales que puedan ser de ayuda para el desarrollo humano, ya fuera ciencia política, sociología, historia o economía, quería desarrollarme en alguna humanidad.

—¿Cómo tener una profesión se convierte en una herramienta para las futbolistas profesionales?

“Hay un filósofo, Wittgenstein, básicamente dice que en la medida en la que eres capaz de expresar la realidad, se puede decir que sabes o conoces la realidad. De alguna manera la formación profesional es un poco eso, una herramienta que te potencia de manera personal, te añade a todo el set de capacidades que una persona o futbolista pueda tener. En nuestro caso que jugamos, sabemos que no genera tanto ingreso, pero estudiar es una herramienta que deriva en un ingreso futuro aunque no tenga que ser ligado al futbol, o sí, pero en otro ámbito por una formación que te permitió hacerlo”.

Por ahora, el futbol es la única forma de ingreso de Paola, sin embargo su columna en el medio Fernanda Familiar le permitirá generar recursos adicionales.

—¿Qué temas te gusta abordar cuando escribes?

“Me gusta escribir de futbol, de género, de historia, de coyuntura social o política, que eso acaba siendo muy extenso porque puede ir a cualquier parte, ahorita pueden ser temas médicos. Lo que más domina son los textos de futbol y género o deporte y género”.

—¿Que tanto pertenecer a la Liga MX te permite expresarte con libertad respecto a las diversas problemáticas que rodean al futbol?

“Una persona no puede ser juez y parte. No puedo tener una columna que hable estrictamente de futbol porque sigo siendo parte de y se pierde la objetividad por más que quisiera dar a entender quien soy. En ese sentido es lógico, no es falta de libertad, sino mantener las cosas lo más claro posible”.

—¿Cuál es tu máxima ambición profesional?

“Es hacer que el futbol femenil sea una realidad duradera, no una cosa efímera que pasa por algunos años y luego desaparece del espacio, que las niñas entre 20 y 30 años puedan seguir aspirando a ser futbolistas profesionales y que sea una profesión en toda la expresión de la palabra, de ingresos, de prestaciones”.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx