En entrevista con la periodista Carmen Aristegui, el escritor y ganador del Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, sostuvo que la libertad de prensa es la responsable de que en México asesinen a los periodistas.

“El que haya más de 100 periodistas asesinados en México es en gran parte por culpa de la libertad de prensa, que hoy permite decir a los periodistas decir cosas que antes no se podían permitir, que en todo eso el narcotráfico juega un papel absolutamente central y por eso habría que llegar a la raíz de los problemas que en muchos casos están en el narcotráfico y en unos cárteles poderosísimos de los que emana una violencia que tiene consecuencias política atroces en el país”, afirmó el ganador del Premio Nobel.

También comentó que en México estamos viviendo una época en donde la libertad de prensa es mucho mayor, jamás habíamos tenido tal apertura. “Que hay más libertad de prensa en México hoy en día que hace 20 años, sin ninguna duda”, aseguró.

Además, opinó que la dictadura perfecta ha quedado atrás. “Respecto a lo que era el pasado hay unos progresos en México indiscutibles, pero de ninguna manera digo que la democracia sea perfecta en México, como no lo es ninguna parte. Y si es muy imperfecta, de todas maneras es menos imperfecta de lo que era en los tiempos de la dictadura perfecta”. El escritor comentó que ahora hay debates en México, que permiten el diálogo y la crítica, cosa que no ocurría en el pasado.

El Nobel y el feminismo

Además de levantar polémica en nuestro país, el escritor opinó ayer en su columna semanal “Piedra de toque”, publicada en el periódico español El País, que las “feministas radicales” son malas por su ofensa “antiliteraria y anticultural”.
En dicho texto, Vargas Llosa expone que “ahora el más resuelto enemigo de la literatura, que pretende descontaminarla de machismo, prejuicios múltiples e inmoralidades, es el feminismo”.

El autor afirma que las “feministas más radicales” y la sociedad se han paralizado por el miedo a las reacciones públicas y “apoyan abiertamente esta ofensiva antiliteraria y anticultura”. Y sostiene que el feminismo es peligroso pues pide que se eliminen de las escuelas a autores machistas como Pablo Neruda y Arturo Pérez-Reverte.

Además el peruano criticó a la escritora Laura Freixas, quien considera el protagonista de la novela Lolita es “un pedófilo incestuoso violador de una niña que, para colmo, era hija de su esposa”. Al ganador del Nobel no le gustó para nada esa afirmación sobre una de las mejores novelas del siglo XX, según él, y escribió que “Naturalmente que, con ese tipo de aproximación a una obra literaria, no hay novela de la literatura occidental que se libre de la incineración”.

Laura Freixas no se quedó callada ante esto y utilizó Twitter para responderle a Vargas Llosa: “Todo un honor que me cite (para mal) Vargas Llosa hoy en @el_pais. Lo que él llama "buenismo", yo lo llamo responsabilidad ética. Su afirmación de que el feminismo es el enemigo me confirma lo que dice Griselda Pollock: el feminismo es la gran revolución intelectual de nuestro tiempo”.

abr