¿Es un documental? ¿O sólo es Banksy viéndonos la cara? ¿En serio Thierry Guetta existe? No esperen encontrar respuestas en Exit through the gift shop, el documental (por llamarlo de alguna forma) de Banksy. La cinta se estrenó comercialmente con dos años de retraso. Si usted no puede verla en los pocos cines que la exhiben, no importa, hace ya un rato que la película puede conseguirse en DVD y Blu-ray.

¿Quién es Banksy? Si no ha oído hablar de él no me extraña; sin embargo, debo decirle que se ha perdido a uno de los más importante artistas contemporáneos.

Banksy es un revolucionario del arte callejero, principalmente del grafiti. Ha hecho locuras como meterse a la Galería Nacional de Retratos de Londres para modificar solemnes cuadros de renombre. Su verdadera identidad, como la de los superhéroes, es secreta.

Sólo se sabe que es inglés, quizá de Bristol, y que su arte se caracteriza por su humor sarcástico y su vena subversiva.

Si quiere conocerlo mejor, además de ver Exit through the gift shop, busque el catálogo Wall and piece. A través de sus páginas queda claro el potencial artístico de Banksy.

No se confunda: Exit trough the gift shop no es un documental sobre Banksy. Es más bien una estrategia terrorista (una más) de Banksy. La película es protagonizada por el extrañísimo Thierry Guetta, un francés que vive en Los Ángeles.

Guetta vive de lo que gana en su tienda de ropa y tiene una extraña manía: grabar todo lo que hace. Sobre todo está obsesionado con el arte callejero.

Después de una serie de peripecias y coincidencias, Guetta y Banksy se encuentran. A Banksy se le ocurre que con todas las grabaciones de Guetta sería posible hacer un documental sobre diversos artistas del grafiti. Guetta accede. Y de repente, sin que nadie lo espere, Banksy se convierte en director de una cinta sobre Guetta. El francés es todo un personaje, pero sólo el ojo satírico de Banksy podría haberlo convertido en estrella de una película.

Y qué digo de una película: en estrella del mundo del arte. Es aquí cuando Exit through the gift shop se convierte en algo más que una chistosada. Banksy le propone a Guetta que se convierta en artista. Guetta se pone por nombre de guerra Mr. Brainwash y tal parece que le funciona como hechizo: le lava el cerebro al mercado del arte.

Las obras de Mr. Brainwash se venden en una galería por casi un millón de dólares para sorpresa de todos, incluso de la del propio Banksy.

Con su estrategia terrorista, Banksy comprueba lo veleidoso que es el mercado del arte. Seguro, una obra puede venderse por una cantidad terrorífica de dinero, pero ¿eso la hace arte? De ahí también el título de la película: Exit through the gitf shop ( salga por la tienda de regalos ), que es una señalización común en los grandes museos del mundo: el arte, no importa que tan sacralizado, convive codo con codo con el mercado. Y es ahí donde la cinta triunfa como acto subversivo.

Como dice el crítico de cine Peter Travers, la línea entre el arte guerrilla y el arte comercial nunca se había difuminado tanto.