Arte y tradición se conjugan cada 6 de enero con la degustación de la Rosca de Reyes, resultado de una combinación de creencias de los pueblos cristianos sobre la presentación de los tres Reyes Magos con el niño Jesús. Y aunque es una costumbre propia de la fe Católica, también ha sido adoptada por naciones de religiones distintas. En México se considera como parte de la evangelización de esta tierra y a la fecha es una tradición tan arraigada entre los mexicanos, que su celebración mantiene viva otra tradición: los festejos del 2 de febrero, el Día de la Candelaria.