El doctor Carlos Eduardo Barrera Díaz enfrenta uno de los retos más grandes de su carrera al asumir la rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) para el periodo 2021-2025. Con una población estudiantil de 92,301 distribuida en diez planteles de nivel medio superior, un modelo con 21 facultades y una escuela, once centros universitarios y seis unidades académicas profesionales, el desafío es consolidarse como una de las mejores instituciones de educación superior del país.

Pero ¿cómo enfrentar un escenario que incluye una pandemia que cambió la forma de trabajo en las instituciones de educación superior? El doctor Barrera Díaz platico sobre esto y otros proyectos universitarios con El Economista.

Hoy pasamos de una presencialidad al 100% a buscar mediaciones tecnológicas, en ese sentido la universidad ya contaba con una plataforma llamada SEDUCA , ahora se integró una colaboración intensa con Microsoft Teams, y se exploran alternativas de softwares especializados como Labster.

Para el siguiente periodo escolar que inicia en agosto se esperaría un escenario de semáforo verde, así el 19% de las actividades serían de tipo presencial, el 35% de forma mixta y el 46% se mantendría a distancia, todo con lineamientos de regreso seguro.

¿Cómo van a financiar las necesidades actuales de la institución?

Las universidades públicas estatales recibimos presupuesto de tipo federal y estatal, en el subsidio federal son alrededor de 2,100 millones y el estado aporta 2,500 millones, esto es una fortuna porque generalmente el mayor presupuesto viene de la Federación. También hay una aportación de ingresos propios que rondan los 600 millones, esto depende, porque ahora estamos cerrados y ofrecemos menos servicios, pero mucho de ese dinero es el que nos permite hacer inversiones. De los 5,000 millones aproximados, el 90% está comprometido a nómina, pues se tiene una población importante entre trabajadores y administrativos de 12,200 personas.

Estamos esperando con mucho ánimo la activación de la Ley General de Educación Superior, porque esta aboga por la gratuidad. Se plantea para 2022 y de forma gradual un fondo extraordinario, lo que tendríamos que estar viendo entonces para los próximos presupuestos es que los legisladores propongan los montos para este fin y cómo ir hacia esa gratuidad, en ese sentido estaremos muy activos.  

¿Cómo funciona la generación de recursos desde una universidad?

Como científico químico, el doctor Barrera está seguro de la necesidad de vincular a la academia con proyectos al exterior: Existen diversas salidas, por ejemplo, hay proyectos de investigación en los que nuestros investigadores se vinculan con las empresas , la universidad les pone un peso por cada peso que la industria les pueda dar, esto es muy bueno porque son proyectos con aplicación real, se hace uso de nuestro capital humano y las instalaciones, con eso hemos tenido experiencias muy buenas.

Con la parte de estudios avanzados y los diplomados superiores se ha podido dar cobertura a distancia; lo que hacen es dar un plus a los egresados o personas que quieran trabajar un tema en específico, esto permite la capacitación; existen por ejemplo temas de logística, o marketing digital, para cubrir lo que están requiriendo los egresados en el mercado.

Hay además servicios de consultoría desde las distintas facultades, que permiten realizar planes de desarrollo en los gobiernos locales, por ejemplo. También se cuenta con una clínica multidisciplinaria en salud; “derivado del Centro de Investigación en Ciencias Médicas, nos dimos cuenta de que nuestros médicos podían dar servicio a la comunidad, hoy este espacio en tiempos normales da más de 30,000 consultas anuales en diversos temas. Incluso ahora con la pandemia se ofertaron las pruebas rápidas a un costo bajo para covid y PCR.

La UAEM cuenta con 608 profesores miembros del Sistema Nacional de Investigadores, 138 son candidatos, 390 nivel I, 70 nivel II y 9 nivel III, estamos agrupados en cuerpos académicos los cuales 93 están consolidados, 66 de ellos son internacionales  y 89 en consolidación. “Eso nos pone como la quinta universidad pública en cuerpos académicos y con la posibilidad de generar diversos proyectos”, concluye.

Áreas prioritarias

Una universidad verde

“Se tiene un hub estudiantil que trabaja directamente con la ONU para poder tener proyectos institucionales como captación de agua en los edificios, áreas de reforestación y un área de reserva importante para aves, incluso ya se tiene el pato mexicano y se conserva. Se trabaja en una escuela ambiental con iniciativas de reciclaje, reúso y recolección de residuos electrónicos”.

Divulgación

“Pretendemos darle difusión a la ciencia y a toda la investigación que se hace, son más de 700 proyectos en curso y es importante que la sociedad sepa como lo trabajamos, que se difunda el conocimiento”.

Equidad de género

“Del total de alumnos, 53,000 son mujeres y 39,300 son hombres, en el gabinete que dirige la universidad también 7 de 12 son mujeres, aquí la población de mujeres es mayoritaria, eso se refleja en la toma de decisiones y la sensibilidad en estos temas”.

nelly.toche@eleconomista.mx