Con un sprint, Mark Cavendish conquistó la quinta etapa del Tour de Francia, un recorrido de 187.5 km entre Épernay y Montargis.