Durante la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos Tokio 2020, el bangladesí Muhammad Yunus recibió el Laurel Olímpico, un galardón que es entregado a las personalidades que han realizado contribuciones relevantes en las áreas de educación, cultura y promoción de paz a través del deporte.

Esta es la segunda vez que, el Comité Olímpico Internacional otorga el galardón, que además la personalidad es elegida por un jurado de notables, en los Juegos Olímpicos de Río en el 2016, fue reconocido Kipchoge Keino, uno de los corredores kenianos más exitosos. En este 2021 seleccionó a Yunus, quien fue reconocido en 2006 como el Premio Nobel de la Paz.

Muhammad Yunus además de ser economista de profesión, ha sido uno de los grandes defensores de los derechos humanos y ha impulsado la dignidad económica de las personas. Es conocido como el Padre de las Microfinanzas en el mundo, ya que fue el creador del primer banco de microcréditos en el mundo, el Banco Grameen, en la década de los ochentas en su país de nacimiento Bangladesh.

El desarrollo de Grameen se creó con el objetivo de otorgar servicios bancarios a la población rural y pobre, un segmento que había sido ignorado por muchos años. Una de las frases más reconocidas de Yunus, “Ante un problema, revisamos las reglas de un banco tradicional y las hacemos totalmente al revés. Es decir, mientras más necesita una persona, más prioridad le damos”.

 Asimismo, Muhammad Yunus considera que la pobreza no es una condición natural de los seres humanos, es una imposición artificial, por ello, su objetivo es transformar la vida de las personas y mejorar su situación económica, en Bangladesh ha creado historias de vida espectaculares, que se han reflejado en diversas partes del mundo.

En 1998, Muhammad Yunus ganó el Premio Mundial Hábitat al desarrollar el programa de viviendas de bajo costo, a través de préstamos a la vivienda para gente con bajos recursos, en donde la mayoría de los acreditados son mujeres.

Yunus comanda la Fundación Grameen, que apoyo áreas rurales, incluso en América Latina.

Yunus tiene 81 años de edad y sigue manteniéndose como un gran emprendedor social. En su libro “Un mundo de tres ceros”, que publicó en el 2018, establece que se tiene que rediseñar la nueva economía con: pobreza cero, desempleo cero y emisiones netas de carbono cero.