1. Orphan Black por BBC America

Misión cumplida ¿Qué diablos está pasando aquí? Esta serie canadiense desenvuelve poco a poco conspiraciones, clones, espías, experimentos científicos o asesinos seriales. No hay un minuto desperdiciado en una primera temporada que consigue sorprender, ser coherente y conmovernos cada episodio. Tatiana Maslany interpreta más personajes y con más sutileza, humor y profundidad que ningún otro actor del 2013.

2. Downton Abbey por Film & Arts

Amour ¿Se ha producido para TV algo mejor que las primeras tres temporadas de Downton Abbey? Es la cima de Masterpiece y la BBC. Su mayor virtud es conseguir que nos importen más de una docena de personajes, realeza o servidumbre en esta mansión de inverosímil belleza. Incluso cuando actúan contra sus propios intereses, sean nobles, traicioneros o románticos. Absolutamente absorbente.

3. Infiltrado por AXNHD

Gravity Esta serie búlgara sobre un policía infiltrado en la mafia local fue una inesperada delicia. De humor retorcido, drama intenso, vueltas de tuerca y uno de los mejores villanos de la década. A pesar de haber sido presentada doblada al español, se le agradece a AXN el acceso a un material no disponible en ningún otro lado fuera de las calles de Sofía.

4. Fringe por WarnerHD

Lincoln Nunca se hizo mejor ciencia ficción en TV que en las dos últimas temporadas de Fringe. Los espectadores que tuvimos paciencia a que los elementos no siempre afortunados de temporadas anteriores estuvieran en su sitio, fuimos recompensados una vez sus creadores los utilizaron con una creatividad tan suelta, que sólo podía estar desconectada de cualquier preocupación por los ratings.

5. The Walking Dead por FoxHD

Moonrise Kingdom Cuando la premisa es sobrevivir o ser comido por una horda de monstruos, tal pareciera que no hay suficientes variantes para mantener la tensión o los arcos dramáticos. Sin embargo, durante la estancia en la prisión y el duelo contra el siniestro Gobernador, nuestros héroes consiguen seguir enseñándonos los alcances del espíritu, la redención y por qué no, la perdición humana.

6. The Newsroom por HBO

The Master En medio del vacío que deja la realidad, esta serie es casi de fantasía. Periodismo serio, ético y equilibrado en televisión. Una visión idealista, narrada con el ritmo vertiginoso y los diálogos acerados que sólo Aaron Sorkin es capaz de imaginar. Al navegar por noticias de hace un par de años, la serie consigue conectar con nuestros recuerdos casi tanto como con nuestras emociones. Jeff Daniels es un dios en la pantalla chica.

7. House of cards por Netflix

Killer Joe La versión estadounidense de esta serie de intriga política es ágil, cínica, divertida e inquietante. Kevin Spacey está en su elemento, revelando lo que sucede tras bambalinas, convirtiéndonos en sus inadvertidos cómplices mientras manipula o es manipulado en busca del elusivo poder.

8. Louie por HBO

Stoker Desde Seinfeld no hubo un comediante capaz de hacernos reír tanto y tan incómodamente como Louis CK. Tanto en los fragmentos de stand-up como en esas partes donde la víctima de su crueldad y humor negro es él mismo.

9. Covert Affairs por AXNHD

Samsara El espionaje es uno de esos temas que suelen trivializarse hasta lo ridículo en la pantalla chica. La tercera temporada de Covert Affairs, sin embargo, consigue conectar un poco con su lado oscuro y complejo, tomando prestado de Homeland y 24, y depurando su elenco. El resultado fue su propuesta más inteligente y envolvente.

10. Girls por HBO

Before midnight Las chicas neoyorkinas de hoy no tienen nada que ver con Carrie Bradshaw y sus zapatos de diseño. Están más bien perdidas emocional, sexual y profesionalmente. Durham y sus personajes pueden creer en el romance todavía, pero lo miran como un mal necesario que merece tanto perplejidad intelectual como un poco de dulce cinismo.

11. American Horror Story: Coven por Fox

Después de Lucía Las miniseries de AHS, suelen llenar el caldero con más elementos de los confortablemente soportables, sobrecargando el gore hasta insensibilizar al espectador. Su tercera entrega, sin embargo, retoma historias de brujería desde Salem hasta el vudú, encontrando la justa medida entre lo inquietante, lo imaginativo y el sentido del humor. Nunca sabemos con qué nos van a salir.

12. Arrow por Warner

Después de Lucía Los superhéroes han migrado mal del comic a la TV desde el Superman de George Reeves. Cuestión presupuestal, creativa o limitación del medio. Sin embargo, está última encarnación de DC pone un punto y aparte, construyendo con paciencia y tino una mitología efectiva del vigilante, a mitad del camino entre el psicópata y el héroe.

13. Final de partida por ForoTV

Después de Lucía Sostengo lo dicho antes: es el programa más necesario de la televisión mexicana. Un espacio diario para la cultura en su definición más amplia. No importa si se habla de jazz, arquitectura o cocina, si se filosofa sobre Las Vegas, o se enumeran prejuicios cinematográficos. Es un escaparate inteligente de todo lo que hace buena la vida.

DESTACADAS

14. The Good Wife por ABC, 15. Justified por Space, 16. Person of Interest por Warner, 17. Suits por Space, 18. The Black List por Sony, 19. Luck por HBO, 20. Good Cop por BBC, 21. Cook Simple with Nigel Slater por BBCHD 22. Nashville por Sony, 23. Scandal por Sony, 24. Happy Endings por Sony, 25. Almost Human por Warner, 26. The Mentalist por Warner, 27. Modern Family por Fox y MovieCityHD, 28. The Big Bang theory por Warner, 29. Mom por Warner, 30. New Girl por Fox, 31. Death in Paradise por BBC, 32. The Voice por Sony, 33. MasterChef por BBCHD, 34. Hannibal por AXNHD, 35. Magic City por MCHD, 36. Vegas por Space, 37. Motel Bates por Universal, 38. Agents of S.H.I.E.L.D por SonyHD, 39. A football life por NFLHD, 40. Top Chef Texas por SonyHD, 41. Burn Notice por FX, 42. Crossing Lines por AXNHD, 43. Franklin & Bash por SonyHD, 44. Golden Boy por WarnerHD, 45. American Idol por Sony, 46. Super Fun Night por Warner, 47. Boss por TNTHD, 48. Revenge por Sony, 49. Castle por AXNHD, 50. Two and a half men por Warner

LO PEOR

1. The following por Warner: Nunca se hizo menos con más. Una serie delirante y pavorosamente estúpida. Una secta de asesinos persigue a un policía alcohólico que si somos honestos, por razones puramente evolutivas, no merecería vivir. Todo mientras su líder elabora un plan que ambiciona ser siniestro pero es pura e improvisada tontería.

2. Prófugos por HBO: La entrada chilena en HBO, nos presenta una versión latina y mediocre de Prison Break, con bellas vistas aéreas turísticas de Chile. Excepto que todos son narcos y mientras una cacería nacional está en curso, estos prófugos no se cambian el peinado, ni la ropa, los teléfonos o el mal gusto.

3. Da Vinci's Demons por Fox: La versión estilizada de Da Vinci, un italiano metrosexual capaz de armar robots, seducir mujeres, intrigar en la blanda corte de Florencia y cuidar su look. Superficial y más falsa que su diseño de producción computarizada.

4. Hostages por Warner: Alguien quiere matar al presidente de los EU secuestrando a su médico para que tenga un resbalón de bisturí en el momento clave. El problema principal de Hostages es que hasta la sátira feroz de Scandal pinta un Washington más realista o verosímil. Acá sólo hay abuso de coincidencias y miradas de tensión que nunca llegan al aburrido espectador.

5. Tercer Grado por Televisa: ¿Qué es peor, estar desconectado de los temas trascendentes nacionales o internacionales, o volverse irrelevante? Fuera del morbo del año electoral, me pregunto a quién le interesa desvelarse a ver qué va a decir, por ejemplo, Adela Micha, sobre el pacto por México.

NOTA ACLARATORIA

Con la enorme oferta televisiva en vivo, satélite, web, DVD o BluRay, es explicable que alguna serie que debiera ocupar un lugar destacado en esta selección, se hubiera escurrido por conflictos de calendario, atención o falla del DVR. Tal es el caso de series como: Breaking Bad, Game of Thrones, Boardwalk Empire, Dexter, Homeland o Parenthood que no completé o en las que no voy al día, por lo que no se incluyeron. Se invita, como siempre, al lector a sugerir y recomendar sus preferencias. Las horas del día serán limitadas, pero la disposición para encontrar en qué perderlas, no.