Luis Miguel no se esfuerza mucho, sabe lo que tiene y cumple con cantar sus éxitos, bailar un poco, dejar que sus fans lo acompañen a gritos y de pronto suelta alguna sonrisa para las casi 20,000 personas que acudieron a la inauguración de la Arena Ciudad de México.

El éxito de Luismi es notorio, no cabe un alma más en el nuevo recinto de espectáculos, poco les importó los problemas con tal de estar cerca de su ídolo que cumple 30 años de carrera.

Pero el show de Luis Miguel es pan con lo mismo, no hay novedades, la producción es mínima y el cantante hasta reutiliza algunos de los visuales de años anteriores.

Pero como se sabe querido, Luismi se da el lujo de salir a cantar una hora después, desafinar un poco y sólo cambia el repertorio, ahora, decidió ir a sus primeros años de chamaco, cantar boleros y algunas rancheras.

Pero a los fans no les importa, le aplauden todo, bailan, beben cerveza y no dejan de gritar un sólo segundo a la gigantesca pantalla de la Arena, que en algún momento del concierto tuvo fallas.

Luis Miguel es una estrella, tiene talento y magnetismo pero se encuentra en una zona de confort de la que sólo saldrá cuando el público, ése que paga por un boleto, le exija más, mientras tanto, Luismi seguirá siendo un Sol que ya ilumina muy poco.

ARENA CIUDAD DE MÉXICO: NICE CUANDO ESTÉ AL 100 POR CIENTO

Guillermo Salinas Pliego aseguró que la Arena Ciudad de México se convertirá en el mejor recinto de espectáculos de América Latina.

Y se brindó con Moet & Chandon entre empresarios e invitados especiales, entre ellos María Cristina Cepeda, directora general del Auditorio Nacional quien opinó en entrevista:

Es algo que celebrar, pues la Ciudad de México merece grandes recintos como la Arena .

El corte de listón del recinto no contó con la presencia de Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno, quien prefirió ir un día antes a ver la obra y no, el sábado por la noche. Estaba en cambio el candidato perredista al Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, quien aprovechó para salir en la foto en calidad de invitado y no cortó el listón inaugural.

Boletos de hasta 3,000 pesos, cervezas de 90 y cubas de 150 fueron parte de lo que se comercializó en el recinto, mientras que en la acera de enfrente del lugar, se ofrecieron discos piratas y memorabilia.

Los invitados especiales fueron colocados en algunas de las 124 suites de la Arena Ciudad de México que costarán entre 5 y 15 millones de pesos para tener el derecho de utilizarla por 10 años.

Afuera, un caos de amontonamientos, adentro estaba el polvo, cajas, basura, sanitarios a medio terminar, falta de señalamientos y puertas de cristal electrónicas que no abren. Las protestas vecinales, no muy concurridas, fueron sofocadas por un operativo policiaco.

No debió de haberse inaugurado aún , comentó gente que espero hasta tres horas para entrar a la Arena Ciudad de México, un recinto que ciertamente luce espectacular pero anoche fue problemático.

El tiempo para dejar lista la Arena Ciudad de México poara su inaugurar provocó que quedaran detalles inconclusos que dejaron una mala imagen por más impresionante que el espacio sea.

Esperemos que sea cuestión de tiempo para que el recinto, eso sí, espectacular, funcione como debe y con todo lo que se ha prometido porque la competencia es fuerte y Ocesa no perderá la oportunidad para beneficiarse de los errores.

[email protected]