Es una realidad que por el tema de la globalización y las actualizaciones constantes de tecnología las necesidades en el entorno y mercado laboral han tenido mucho movimiento. Hoy existen muchas vacantes que requieren habilidades y competencias específicas que no necesariamente estudiamos en la escuela pues no existían como tal y que dejan muchos espacios sin ocupar.

“Es un hecho que en las universidades se forman personas que van a tener que buscar un trabajo que probablemente todavía no existe”, explica Vivian Cazadero, jefa de Diseño de Aprendizaje en BEDU, empresa de formación de talento enfocada en reducir la brecha tecnológica. “Esto se vuelve cada vez más relevante, sin embargo una maravilla de la educación es que así como la demanda laboral crece en diversos sentidos, también las oportunidades y la visión que se trae de innovación a nivel educativo ha ido aumentando”.

Gracias a ello han surgido muchas instituciones que se dedican a poder apoyar e ir cerrando la brecha entre las personas que egresan y las necesidades del mercado con competencias necesarias para la economía digital, que es lo que estamos viviendo hoy en día.

Cazadero comparte con El Economista que hay un término que se está usando mucho en este ámbito, se trata de las carreras complementarias o mixtas, que lo que hacen es tomar toda la base académica que nos da una carrera universitaria con el desarrollo de habilidades para lograr ser competentes dentro del mercado laboral. “La realidad es que el sector de tecnología hoy 

tiene muchas vacantes que no han podido ser cubiertas porque no tenemos personas con los conocimientos y habilidades para hacerlo, de ahí es que surgen estas carreras complementarias”.

Por ello la especialista comparte además ejemplos de carreras que pudieran evolucionar de manera importante para no perder su vigencia:

Ingeniería industrial o mecatrónica, mecánica, o en sistemas, estas podrían complementar su formación académica con temas de desarrollo web, desarrollo móvil y poder postularse a vacantes como ingenieros o arquitectos de nube, como gente que administre este tipo de servicios o desarrolladores. “Las bases como ingenieros son importantes pero la tendencia es a la especialidad”.

Contaduría, finanzas economía, podrían combinarse con temas de análisis de datos, machine learning y big data, ya sea con paqueterías como R o Python, con ello completar para ser analistas de datos o lideres de áreas de estadística.

Comunicólogos, diseño, publicidad, mercadotecnia, pudieran complementarse con temas de experiencia de usuario, diseño de interfaces para temas de UI (Interfaz de Usuario), diseño de servicios, esto ayuda a poder abrir mercado o postularse a vacantes que tengan que ver con temas tecnológicos.

Administración o negocios, pudieran complementarse con temas de business intelligence y analytics, esto podría generar oportunidades de negocio o gestionar proyectos relacionados con productos digitales, también posiciones como jefe de proyectos o agilistas, que se requieren en las organizaciones hoy en día.

“Estos son ejemplos de carreras tradicionales que nos van dando una línea para poder postularse a diferentes vacantes y no nada más por un tema de experiencia profesional sino verdaderamente contar con las competencias y conocimientos necesarios para estar preparados”.

Cazadero agrega que aunque esto pareciera que es para personas que están buscando un cambio dentro de su trabajo o con una oportunidad profesional en puerta, estás oportunidades también están empezando a existir dentro de las mismas universidades, por ejemplo en la actualidad existe una alianza entre Bedu y Tec Milenio, donde mucho de lo que se busca es desarrollar estos perfiles no necesariamente una vez que los alumnos ya egresaron sino a través de diferentes modelos como son las certificaciones para últimos semestres, así también se pueden empezar a formar de acuerdo con sus intereses o experiencias laborales, sin que esto tenga que ser un proceso posterior.

Hoy también se busca tener maestrías orientadas a la especialización de estos temas con dos ventajas, el de las competencias para encontrar oportunidades y obtener un grado académico que también da mayor soporte curricular cuando las personas están postulando.

La representante de esta EdTech concluye: “Sabemos que aunque las instituciones educativas nos dan muy buenas bases de conocimientos y habilidades, es una realidad que las experiencias profesionales y las competencias se tienen que desarrollar, pero todo sucede de manera transversal en la actualidad y hay que estar preparados para ello”.

Para conocer más sobre los perfiles de mayor demanda, rangos salariales en estas carreras o sobre las especializaciones necesarias, se puede revisar la siguiente liga: www. bedu. org

nelly.toche@eleconomista.mx

rrg