Desde el pasado martes 10 de diciembre, trabajadores de distintos sindicatos que laboran en el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) cancelaron las actividades artísticas, culturales y administrativas de recintos dependientes del organismo y cerraron sus instalaciones para exigir la actualización de salarios y prestaciones. / Ese mismo día, según se dijo a El Economista, los distintos dirigentes sindicales habían mantenido negociaciones con Pedro Fuentes Burgos, subdirector general de Administración del INBAL, y Darío Francisco Montiel Mancilla, director de Asuntos Laborales de la misma dependencia; sin embargo, hasta este miércoles, no hubo resolución favorable para los afectados, por lo cual, se decidió extender el paro hasta quedar satisfecho cada salario atrasado.

“Las autoridades cada vez nos quieren poner más condiciones para otorgarnos las prestaciones, cuando, finalmente, son asuntos que ya están acordados por escrito, y los están incumpliendo”, declaró uno de los trabajadores del Muse Nacional de Arte (Munal) frente a las instalaciones cerradas del recinto.

Ese mismo día, además de este museo, gran parte de los 84 centros de trabajo del INBAL permanecieron cerrados, entre ellos, el Museo de Arte Moderno (MAM), el Museo Mural Diego Rivera, las instalaciones de la Compañía Nacional de Danza y hasta las oficinas de la dirección.

El martes, consultada al respecto, la directora general del INBAL, Lucina Jiménez, minimizó la situación: “Hay un sindicato que no estaba de acuerdo con la fecha de entrega de sus prestaciones, que es esta misma semana. No hay atraso en los pagos. Sus salarios están comprometidos, la fecha de pago es el 20 de este mes y los recursos están garantizados”, aseguró.

Pese a ello, este miércoles, al paro se sumó el personal afiliado a la sección D-III-22 del INBAL (integrada por 400 agremiados) que labora en el Palacio de Bellas Artes, cuyo acceso al público fue impedido desde las primeras horas del día. Por ese motivo, la entrega de la Medalla Bellas Artes al fotógrafo Pablo Ortiz Monasterio fue postergada hasta una fecha por confirmar.

Los agremiados decidieron hacer guardias y mantener cerrado el recinto hasta el jueves a pesar de que, comunicaron la noche del miércoles, fueron exhortados por las autoridades para abrir las instalaciones toda vez que estas comenzaron a solventar los pagos, según se dijo durante las reuniones de los sindicalistas.

“Tenía 14 años que no cerrábamos el Palacio de Bellas Artes. Hoy lo cerramos y, en ese mismo sentido, somos la punta de lanza. Si (el resto de los 18 sindicatos adscritos al INBAL) se suman serán un apéndice de nosotros. Los que estamos somos conscientes de que están pisando nuestros derechos laborales. El plantón no se levanta hasta que tengamos una resolución favorable”, declaró un trabajador integrante del gremio apostado a la entrada del recinto.

El acuerdo común fue mantener el plantón hasta el jueves, cuando, por la mañana, los líderes sindicales agregados al paro se reunieron con Fuentes Burgos y Montiel Mancilla para llegar a un acuerdo.

Finalmente, esa tarde, los coordinadores sindicales informaron que el compromiso de Fuentes Burgos fue que, a más tardar a las seis de la mañana de este día, la totalidad de los empleados que reciben depósitos estará pagada y, en el caso de aquellos que reciben cheques, tendrían que ser pagados hasta el próximo lunes.

Por eso último, la sección D-III-22 determinó mantener cerrado el recinto y advirtió que, de no efectuarse los pagos de aquellos que reciben cheques, podrían impedir la función del Concierto Navideño de la noche de este viernes.

[email protected]