En México se calcula que hay aproximadamente 2 millones de personas que padecen osteoporosis y osteoartritis. “Se trata de una enfermedad muy prevalente, un trastorno que afecta el esqueleto y que se caracteriza por una disminución de su resistencia, lo cual va a predisponer al riesgo de una fractura. Esto tiene un enorme costo económico y una discapacidad en los pacientes; sin embargo, no se le da la atención debida”, explica el doctor Carlos Alberto Lozada Pérez, reumatólogo e internista.

Por lo anterior, y en el marco del Día Mundial de la Osteoporosis, celebrado el 20 de octubre, la International Osteoporosis Foundation (IOF) y la Asociación Mexicana de Metabolismo Óseo y Mineral AC (AMMOM) ofrecerán actividades orientadas a resolver problemas de prevención, tratamiento y rehabilitación de los pacientes.

Hay una fractura por osteoporosis cada 3 segundos, indica la IOF. Una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres, arriba de los 50 años, estarán en estas circunstancias. Además, se incrementan los casos con el envejecimiento de nuestra población, cambios en el estilo de vida y las enfermedades que con medicamentos aumentan el riesgo.

Frente a este panorama, la herramienta principal que nos puede ayudar a descubrir un problema es la densitometría (que mide la densidad mineral ósea), el problema es que a nivel nacional en las instituciones de salud no se cuenta con la suficiente cantidad de densitómetros.

Ante esta falta, y al no tener sintomatologías previas, el especialista asegura que una de las vías para evitar la pérdida de mineralización del hueso es la información, educación y, con ello, acciones de prevención.

El también secretario de la mesa directiva de la AMMOM pidió estar atentos e identificar factores de riesgo en enfermedades como diabetes, artritis reumatoide, hipertensión, lupus, hipotiroidismo, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedad inflamatoria intestinal o enfermedad celíaca. Además de mujeres que ya hayan entrado en etapa menopáusica.

Una vez detectada la enfermedad, el tratamiento tiene como finalidad reducir la posibilidad de fracturas en un paciente. De acuerdo con el especialista, hoy se cuenta con un arsenal terapéutico que se ha ido ampliando, puesto que diversas sociedades a nivel internacional y nacional están preocupadas por estar al día con los avances.

Agregó que la actividad física y una alimentación con mayor cantidad de calcio favorecen la salud ósea. “No todo está en el medicamento, esto sería condenarnos al fracaso, se trata de una enfermedad multidisciplinaria”.

Recordó que en personas menores de 50 años también se puede presentar este padecimiento, por algunas de las condiciones antes mencionadas e incluso en niños pueden aparecer osteoporosis secundarias por otro padecimiento. 

“Se trata de una enfermedad donde todos deberíamos estar pendientes, pues desde jóvenes, con nuestra actividad y alimentación, vamos determinando la mineralización que vamos a encontrar en nuestros huesos”, explicó.

Para obtener mayor información sobre el tema, se llevará a cabo este sábado 19 de octubre, en el Instituto Nacional de Rehabilitación, un evento gratuito a partir de las 9:00 horas. Solamente se requiere un prerregistro en el correo [email protected] y [email protected], o al teléfono (55) 5511-7819; para el ingreso se solicitará una identificación oficial.

[email protected]