Cancún, QR. El sargazo y la inseguridad se han convertido en las quejas más recurrentes de turistas que visitan Quintana Roo, reconoció el dirigente de la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya, Conrad Bergwerf. 

A ello se suma el crecimiento de las rentas vacacionales con ya más de 40,000 habitaciones en todo el estado, lo cual representa ya uno de los escenarios más complicados para el Caribe mexicano de los últimos años, aseguró el líder hotelero. 

Recordó que entre enero y diciembre del 2018, se contabilizaron 13.2 millones de cuartos ocupados por noche, contra los 13.6 millones alcanzados en el 2017, lo cual arroja una caída de al menos 400,000 turistas durante el 2018.  

La ocupación también registró una caída de 1%, que significó miles de cuartos que no se ocuparon durante el año, pues destacó que la Riviera Maya tiene una planta hotelera de más de 47,000 cuartos, por lo que la variación implica varios miles de pérdidas económicas para el destino.  

Para evitar que la tendencia se acentúe este 2019, comentó que se debe reconocer en primer lugar el impacto que ha tenido el sargazo en los indicadores de ocupación, además, durante el 2018 hubo una reducción de la estancia de los turistas y una caída de las tarifas hoteleras, lo cual no debe perderse de vista para poder actuar en consecuencia. 

Tan sólo para este año, el incremento en la llegada de sargazo a las playas de Quintana Roo se estima que se incremente en 300% respecto de lo que recaló durante la contingencia del 2018, lo cual debe obligar a que tanto autoridades como sector privado pongan entre sus prioridades la atención de esta problemática.  

A ello se suma una caída de entre 5% a 15% en tarifas hoteleras que no se podrán recuperar si se toma en cuenta que la presencia a nivel internacional se verá afectada por la desaparición de la promoción turística que hacía el Consejo de Promoción Turística, agregó. 

Sobre la estrategia de combate a la inseguridad, el líder hotelero puntualizó que ésta debe correr a cargo por completo de las autoridades de los tres niveles de gobierno, sin embargo, la Iniciativa Privada debe coadyuvar en la promoción turística para que la imagen negativa que proyectan medios internacionales pueda ser contrarrestada con noticias positivas.  

Por otro lado, rescató que “en lo que sí puede haber una participación más activa de los hoteleros, es en el tema del sargazo”. 

Mencionó que en enero pasado se reunió con el secretario de Turismo, Miguel Torruco, ante quien planteó la necesidad de diversificar mercados para no depender del turismo estadounidense, que es el que más ha resentido las noticias de inseguridad que se difunden a nivel internacional sobre Quintana Roo.  

Sin embargo, la Estrategia Nacional de Turismo presentada hace apenas unas semanas no dejó claro si el gobierno federal destinará recursos públicos a ese esfuerzo o tendrá que ser la Iniciativa Privada la que deba suplir la labor que anteriormente realizaba el Consejo de Promoción Turística de México. 

[email protected]