Microsoft sufrió ayer un duro revés de las autoridades europeas de la competencia, pero ello no le impedirá organizar hoy múltiples eventos en diferentes países para lanzar la última versión de su producto estrella, el Windows 8, y su tableta Surface, dos de las armas (la tercera es Windows Phone 8 que anunciará el lunes) con las que la compañía de Steve Ballmer retará a Apple, Google y Amazon.

Pese a que cerca del 90% de los PC del mundo siguen funcionando con alguna versión de Windows (el primero se estrenó hace 30 años), Microsoft sabe que se la juega con la versión 8. La compañía está forzada, según los analistas, a hacer la transición del mundo del PC al de las tabletas y los smartphones, que llevan tiempo restando protagonismo a los ordenadores personales, cuyas ventas cayeron un 8.3% en el último trimestre (un 23.7% en el mercado español).

Por ello, Microsoft, que sigue recibiendo un alto porcentaje de sus ingresos de Windows (el 25% en el último año), quiere salir fuerte. Y Windows 8, optimizado para funcionar con dispositivos táctiles, se estrenará en España con unas 40 tabletas y PC certificados por el gigante del software.

Habrá equipos (algunos híbridos, portátiles y tablets a la vez) de empresas como Acer, Toshiba, HP, Asus, Samsung, Lenovo y Dell, algunos de los socios tradicionales de Microsoft. Y uno muy especial, la tableta marca propia del gigante de Redmond, Surface, que rivalizará con el iPad de Apple. Su precio partirá de los 499 dólares (según trascendió hace unos días) y el terminal solo estará disponible en las tiendas propias de Microsoft y en sitios web, según Reuters.

Windows 8 contará con un interfaz totalmente renovado en el que el universo táctil gana protagonismo, aunque el producto está diseñado para cambiar al estilo de escritorio antiguo para quien no tenga tableta o un portátil con pantalla táctil, tal y como desveló en febrero Microsoft en la feria del móvil de Barcelona.

Microsoft lanza Windows 8

DAR CLIC PARA AMPLIAR IMAGEN

Acogida de los clientes

Ahora falta por ver qué acogida tendrá el nuevo Windows 8. Reuters aseguraba ayer que los clientes corporativos han mostrado poco entusiasmo, incluso después de que las versiones de prueba han estado disponibles durante más de un año. Pero muchas empresas y consumidores particulares esperarán, dicen, a la presentación de hoy para evaluar los beneficios potenciales.

Microsoft va a por todas y va a poner en marcha muchas acciones de marketing con fabricantes de PC para revitalizar la demanda de ordenadores. "Nos jugamos todos mucho con que Windows 8 tenga una entrada rápida en el mercado", admite Salvador Cayón, director de marketing de sistemas personales de HP España.

En alianza informativa con CincoDías

RDS