WikiLeaks ganó el pasado 12 de julio el primer asalto de su campaña contra el bloqueo financiero impuesto por Visa y MasterCard, gracias a que una corte en Islandia ordenó a una compañía local reanudar el trámite de donaciones con tarjeta de crédito al sitio de internet especializado en revelación de secretos.

Visa y MasterCard son dos de la media decena de grandes firmas financieras estadounidenses que dejaron de dar servicio a WikiLeaks luego de que empezara a publicar cerca de 250,000 mensajes diplomáticos del Departamento de Estado a finales de 2010. WikiLeaks indicó que el consiguiente bloqueo le generó una pérdida del 95% en ingresos, lo que su fundador Julian Assange dice lo obligó a enfocarse en la recaudación de fondos a expensas de las labores de publicación de su sitio.

El fallo, dictado por la corte de distrito de Reikiavik, es "un hito muy importante en nuestra campaña", dijo el vocero de WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, en una entrevista telefónica. Las demandas se mantienen activas en Dinamarca y Bélgica, dijo, pero el triunfo en Islandia fue "un paso pequeño pero importante en el contraataque a estos bancos poderosos".

Se desconoce cuáles son las implicaciones del fallo.

RDS