Uber recibió este martes una nueva licencia de plazo más acotado para operar en Londres, después de que un juez dijo que la firma había realizado los cambios de adecuación requeridos tras la negativa oficial a una solicitud el año pasado.

Transport for London (TfL) rechazó en septiembre otorgar a la aplicación estadounidense de taxis privados una licencia de operación por cinco años, citando fallas en su manera de reportar delitos y respaldar controles a sus conductores.

Pero la jueza Emma Arbuthnot, de la Corte de Magistrados de Westminster, dictaminó ahora que Uber podría operar en Londres con una licencia de 15 meses sujeta a estrictas condiciones.

Uber admitió que la decisión de TfL de negarle una licencia en 2017 había sido la correcta, pero insiste en que los cambios que aplicó en la política y el personal de la empresa justifican la entrega actual de la licencia más corta para que pueda probar que ha cambiado.

El abogado de TfL dijo que las costas del caso, que pagará Uber, serían de 425,000 libras esterlinas (unos 562,000 dólares).

erp