A nivel mundial, el 53% de los empleados considera que mantenerse conectado a través de un dispositivo móvil con su trabajo ha incrementado sus niveles de productividad, revela un estudio de la compañía Kelly Services.

La encuesta, que se realizó en 30 países, indica que en cuatro de cada 10 colaboradores la tecnología móvil también mejoró el balance entre su vida personal y su trabajo; sin embargo, les ha ocasionado mayor estrés, al tener que permanecer virtualmente disponibles en todo momento.

Agrega que la presión en los trabajadores para permanecer conectados al trabajo es ejercida por ellos mismos, con 36%; seguido de los jefes, con 26%; de la cultura corporativa, 15%; de los clientes, 14% y de otros empleados, en 5.0 por ciento.

Según la encuesta, las áreas en las que se genera una mayor presión para permanecer conectado al trabajo en cualquier momento son las que se relacionan con ventas, educación, marketing, informática, finanzas, salud, control de seguridad y contabilidad.

De igual forma revela que a nivel mundial son los países asiáticos como China, Singapur, Malasia e India, los que cuentan con el mayor número de empleados que se sienten forzados para estar conectados en todo momento a su empleo.

En tanto, a nivel Europa, países como Rusia, Hungría y Polonia, cuentan con la mayor cantidad de empleados con la necesidad de estar al tanto de su trabajo; mientras que en México, sólo el 14% de los empleados siente dicha presión.

Para el director general de Kelly Services México, Sergio Gómez-Luengo, "antes había un horario determinado de trabajo y uno de descanso, pero ahora la línea es borrosa", pues la mayoría ocupa su tiempo libre para realizar actividades laborales.

Abunda que alrededor de la mitad de los trabajadores pasan hasta cinco horas semanales conectadas al trabajo fuera de su jornada laboral, el 12% ocupa entre seis y 10 horas, mientras que 16% le dedica más de 10 horas a dicha actividad.

"Los avances tecnológicos deberían darnos más tiempo libre, aunque pareciera curiosamente lo contrario", concluye Gómez-Luengo, pues para algunos representa poder pasar más tiempo en casa, mientras que para otros representa una mayor carga de trabajo.

MFH