La sostenibilidad del gobierno federal y la autodeterminación tecnológica están entre las metas que el gobierno federal quiere lograr con la política pública que ha lanzando en materia de conectividad, de acuerdo con la subsecretaria de Comunicaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Salma Jalife.

“No habrá dinero que alcance en el Estado para poder cubrir al 100% de la población durante toda la vida. Lo que necesitamos es construir una base sólida que permita que en el largo plazo que estas comunidades puedan tener la conectividad pero también el desarrollo de habilidades digitales”, dijo Jalife durante su participación en el foro ¿Cómo conectar a los desconectados?, organizado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), el Consejo Ejecutivo de Empresas Globales, la organización Conectadas y el medio especializado ConsumoTIC.

La subsecretaria habló de las comunidades que no cuentan con cobertura de servicios de banda ancha fija y en las que de acuerdo con el Programa de Cobertura Social, publicado por la secretaría el 1 de octubre pasado, habitan 12.34 millones de personas.

Salma Jalife recordó que de acuerdo con el Programa de Cobertura Social se está llevando a cabo un proceso de levantamiento de información para que la política pública de conectividad sea más “real”. Añadió que esta información permitirá construir modelos en colaboración con las comunidades de las zonas en donde no hay cobertura de telecomunicaciones, porque lo que se requiere es sostenibilidad.

La subsecretaria dijo que el gobierno federal ha diseñado adicionalmente un área dedicada al desarrollo de capacidades y habilidades digitales que produjo un “marco habilitador básico” para distintos tipos de usuarios: quienes hacen uso de las tecnologías, quienes incursionan en el desarrollo de la tecnología y quienes se dedican de lleno a esta tarea.

“Hay 32 centros de investigación que se dedican al desarrollo tecnológico y muchos de ellos lo llevan fuera de México. Ni siquiera lo consumimos en México. Si armamos este rompecabezas y logramos incluso tener autodeterminación tecnológica, podemos incluso ser una potencia, en caso de que se dé este conflicto entre China y Estados Unidos”, dijo.

Jalife aseguró que han identificado agentes que pertenecen a las mismas comunidades para que participen en la prestación de servicios de telecomunicaciones. Puso como ejemplo a los WISP (Wireless Internet Service Provider), proveedores locales de servicios de Internet, los cuales también se mencionan en el Programa de Cobertura Social y dijo que se busca que esto no sólo se aplique a las telecomunicaciones, sino a otros usos de diversas tecnologías como la promoción de turismo indígena vía Internet o la utilización de recursos digitales por parte de pescadores en Baja California.

Gratuidad, sólo en algunos casos

En conversación con medios de comunicación, la subsecretaria de Comunicaciones dijo que otro de los mecanismos para asegurar la sostenibilidad de los proyectos de conectividad es que si bien uno de los objetivos del Programa de Cobertura Social es llevar conectividad de forma gratuita a sitios públicos, como son las carreteras, los centros de salud y los centros educativos; para el resto de la población se pretende crear modelos como los establecidos por operadores satelitales, con los cuales se puede acceder a banda ancha móvil por un precio de 10 pesos al día o 100 pesos al mes.

“Lo que tenemos que trabajar en asequibilidad es qué tanto la población mantiene un gasto en el mes. Hay personas de bajos recursos que a veces cuentan con muchos ingresos y a veces no. No les podemos exigir una renta mensual, porque no te la van a cubrir. Necesitamos crear modelos mas flexibles que les permitan tener satisfecha esa necesidad de comunicación pero que a la vez no les impacte en sus bolsillos”, dijo.

[email protected]