La inversión de 1,000 millones de dólares del banco de inversión Softbank supone para la compañía de origen colombiano Rappi convertirse en la empresa ancla del banco en la región, de acuerdo con Alejandro Solís Ostrosky, director de Rappi en México quien se presentó en el Open Innovation Summit de BBVA.

“Valida el modelo de negocio, el hecho de que venga a alguien como Softbank, que hace inversiones muy fuertes en la región y que nos ve como esta tienda ancla en Latinoamérica de sus inversiones”, dijo Solís en su presentación.

Según el directivo, la inversión de Softbank, la cual es su sexta ronda de capital desde su fundación, será destinada a los repartidores, a la tecnología de la plataforma y a la expansión de la compañía en América Latina, con lo que prevén ampliar su operación desde las 12 ciudades en las que trabaja en México y de las 50 de América Latina.

En abril pasado, el conglomerado japonés Softbank anunció la inversión de 1,000 millones de dólares en Rappi como parte de la estrategia de su recién creado Fondo de Innovación en América Latina, que incluye inversiones por 5,000 millones de dólares en empresas tecnológicas de la región. La mexicana Clip recibió 20 millones de dólares como parte de esta estrategia de fondeo.

Aseguró además que el objetivo último de Rappi es convertirse en una plataforma de plataformas, a la manera de la china WeChat, en la región y dijo que esto parte de que el mercado latinoamericano es más similar al chino que a otros como el de Estados Unidos.

“La última parte es volvernos una plataforma de plataformas, que es muy similar a lo que está pasando en China, empresas como WeChat, que están haciendo esta plataforma de plataformas, en donde empiezas a tener a otros entrepreneurs que hacen modelos muy exitosos y que se suben a nuestra plataforma y estamos compartiendo el tráfico de clientes”, dijo.

“Creo que tenemos muchas características muy similares a China. Muchas veces pensamos que nos parecemos a Estados Unidos pero la realidad es que si tú ves el número de ciudades de más de 300,000 habitantes, en América Latina hay 200, en Estados Unidos hay 70 y en cambio en China hay 200. En densidades poblacionales nos parecemos”, dijo.

El directivo aseguró que Rappi nació de la necesidad de que vivir en ciudades latinoamericanas es complicado. “Hay mucho tráfico, es difícil ir a los restaurantes, es difícil moverse, pagar impuestos”, dijo y añadió que desde los Rappifavores, con los que la compañía inició hace tres años y medio y que consistían en solicitar cualquier tipo de servicio a través de la aplicación, han transitado a la entrega de comida a domicilio, supermercado, micromobilidad -en alianza con Grin-, entrega de productos de farmacias y pagos, a través de RappiPay.

Pagos con poca fricción

Solís aseguró que la compañía estima que el mercado de pagos digitales en América Latina ronda los 70,000 millones de dólares y que lo que se necesita para ser exitoso es tener una base de usuarios muy significativa, frecuencia de transacciones y una base de comercios grande.

“A nosotros se nos hizo natural. Primero nace de la necesidad de pagarle a las diferentes partes del ecosistema, a los Rappitendero (...) y luego pasarle el beneficio a los usuarios para evitar fricciones”, dijo.

Sobre la colaboración entre la banca y las startups, Solís advirtió que temas como la adquirencia y el carrusel de pagos de la plataforma, todo se hace a través de bancos y que la compañía cuenta con una base de usuarios para que la banca ofrezca sus servicios.

Respecto al modelo de negocio de la compañía, que actualmente beneficia el crecimiento sobre el retorno para los inversionistas, el directivo dijo que entre los indicadores de rendimiento (KPI) de la compañía, además del crecimiento, tienen métricas de servicio y también de rentabilidad.

“Tenemos que tener el camino hacia la rentabilidad claro, ver cómo ciudades que son más maduras son más rentables. Sí hay un modelo de crecimiento, pero sí hay una disciplina en los números”, dijo.

[email protected]