La Fundación James Dyson seleccionó los proyectos mexicanos Bermuda, Azcatl y Aguadapt como los tres proyectos finalistas que competirán con otros 27 países del mundo por el James Dyson Award.

El James Dyson Award busca encontrar soluciones innovadoras a problemas sociales que son poco atendidos entre la población. Los tres proyectos mexicanos seleccionados buscan atender problemáticas como la purificación de agua en situaciones extremas y la alimentación básica.

El primer lugar se lo llevó Bermuda, un proyecto desarrollado por el diseñador industrial Marco Barba Sánchez, que convierte el agua de mar en agua potable. Este dispositivo fue diseñado para cubrir la falta de tecnología y equipo óptimo de los pescadores en lugares remotos y con recursos escasos. El ganador nacional

El segundo lugar fue para Azcatl, desarrollado por las diseñadoras industriales Karla Rosas y Mariana Cervantes. Azcatl es un hormiguero impreso en 3D que ayuda a que las hormigas puedan establecer colonias de manera sencilla y rápida. Esto ayuda a que no se interrumpa el ciclo de reproducción, y permite la producción de escamoles. Este proyecto está enfocado en desarrollar alternativas alimentarias que puedan atender las crisis que se irán acrecentando con el desabastecimiento de agua y comida.  

El tercer lugar fue para Aguadapt, una solución creada por Álvaro Gutiérrez, Melissa Landman, Aaron Krupp y Stephan Cavlet, es un filtro de agua que ayuda a remover bacterias, químicos orgánicos y otros contaminantes del agua con un producto de bajo costo.

Estos tres desarrollos fueron seleccionados por la Fundación James Dyson recibirán un premio de 50,00 pesos para invertirlos en el proyecto y participarán en la final global que se anunciará en octubre próximo.

El ganador internacional se llevará un premio de 740,000 pesos para los estudiantes y 125,000 para el departamento universitario con el cual participan.

abr