Tras calificar de "regresivo" para el avance a las telecomunicaciones en el país el Impuesto Especial a la Producción de Bienes y Servicios (IEPS), el secretario de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados, Juan Pablo Adame, y el diputado perredista Fernando Belaunzarán presentaron una iniciativa al Congreso para derogar este gravamen de 3% al sector.

"Es inhibitorio, no estimula al sector e inhibe que muchos mexicanos puedan tener acceso a las Tecnologías de la Información. Es necesario eliminarlo ya", dijo Adame.

Según explica la iniciativa, el impuesto es contrario a la tendencia internacional y afecta directamente al consumidor pues "se limita a la adquisición de compra de los productos y servicios de este ramo por su subsecuente aumento de precio".

Agrega que "afecta principalmente a los sectores de la población con menores ingresos ya que su penetración en este mercado es bastante grande".

Datos de la industria revelan que al menos el 60% de las 97 millones de líneas móviles en el país corresponden a usuarios de telefonía móvil corresponde a los sectores con menores ingresos de la población.

Al llamado para eliminar este impuesto a los servicios como banda ancha móvil, televisión de paga, telefonía móvil y fija, se unieron actores como Ernesto Piedras, director de la firma de análisis The Competitive Intelligence Unit (The CIU); Rogelio Garza, director de la Cámara Nacional de la Industria de Electrónica, Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones; y Jorge Álvarez, de la Asociación Mexicana de Internet (Amipci).

Piedras afirmó que el objetivo del IEPS era recaudar 8,000 millones de dólares al año, pero se había recaudado entre 4,000 y 5,000 millones.

"Con 10 puntos (porcentuales) más en conectividad, la recaudación ascendería a 28,000 millones de pesos por año", proyectó el experto.

Belaunzarán agregó que esta derogación debe formar parte de una política pública que impulse un plan de conectividad y el acercamiento de las tecnologías a la gente.

Álvarez, de la Amipci, agregó que el impulso a este tipo de políticas permitirá detonar la competitividad de sectores como el energético, financiero, educativo y cultural, para los que "las telecomunicaciones son el sistema nervioso".

De acuerdo con cálculos de la Amipci, en México existían 40.6 millones de internautas, y se espera que al cierre del 2012 se superen los 45 millones.

"45 millones de internautas en México es un número admirable, pero están los otros 70 millones que quieren accesar a sus derechos de salud, cultura, educación y políticos. Con el IEPS estamos ampliando la brecha de inequidad", criticó Piedras.

[email protected]