En la industria del video bajo demanda en línea, Netflix es el rey, al menos bajo el modelo de suscripción de paga; pero con el crecimiento de los accesos a banda ancha fija y móvil, los operadores de servicios de telecomunicaciones tendrán la oportunidad de diversificar este mercado.

Jim O’Neill, principal analista de Ooyala, considera que el alcance de los jugadores en el segmento de telecomunicaciones en el mercado mexicano, una mayor competencia en el sector y la creciente cantidad de accesos a Internet son áreas de oportunidad que las operadoras pueden aprovechar para fortalecer su presencia en los servicios over the top (OTT) de video y monetizar las inversiones en contenido e infraestructura.

Netflix ha hecho la tarea mejor, pero creo que van a ser operadores locales quienes van a diversificar el mercado. Ellos ya tienen presencia y tienen que desarrollarlos (los servicios), especialmente cuando tienes una nueva regulación , dijo en entrevista el experto de la firma especializada tecnología para el análisis y monetización de video en línea, adquirida por el gigante australiano de telecomunicaciones Telstra.

Los servicios de telefonía móvil, al segundo trimestre del año, tenían una penetración 86.8% respecto al total de la población mexicana, mientras que los de televisión de paga tuvieron un alcance del 13%, de acuerdo con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

La creación de una oferta que impulse el desarrollo de los servicios OTT permitirá crecer el mercado, hasta ahora dominado por Netflix. De acuerdo con Ooyala, el 72% de las suscripciones a servicios de video en línea en América Latina pertenecen a Netflix, que cuenta con 5 millones de usuarios en la región.

Eso asusta a los operadores, pero ellos tienen contenido, ya tienen las relaciones con los consumidores basados en prepago. Lo que los operadores necesitan es tener ese contenido y ponerlo OTT y necesitan hacerlo ya mismo , dijo el experto.

Empresas como América Móvil ya cuenta con su servicio de video bajo demanda con la marca Clarovideo; o Televisa, propietaria de Izzi Telecom, que ofrece el servicio Veo desde enero. Telefónica también lanzó en España el servicio Movistar TV.

Aunque en México aún se tienen que resolver desafíos como la diversificación y un mayor acceso a los medios de pago.

En México tienen cerca de 25 millones de usuarios viendo contenido OTT además de 8 millones de usuarios móviles. Video penetración tiene un alcance de casi el 91% así que hay un mercado pero mucho tiene que ver con los sistemas de pago , consideró O’Neill.

Este escenario abre una serie de retos para jugadores que buscan ingresar a esta industria. Un ejemplo es Vudu, el servicio de video bajo demanda de Walmart, que anunció la semana pasada el cierre de su servicio en México.

Vudu es un jugador que estaba experimentando con un nuevo mercado pero no sabían mucho lo que querían hacer y no tienes mucha penetración en esos nuevos mercados. Vudu es un servicio muy centrado a los Estados Unidos y en México era el primer mercado externo al que lanzaron el servicio , explicó.

Gonzalo Rojón, analista de la firma de análisis The Competitive Intelligence Unit (The CIU) explicó además que los servicios de video bajo demanda en México aún son de nicho por lo que difícilmente pueden hacer frente a las operadoras de telecomunicaciones y de los servicios de televisión de paga.

Es un mercado de nicho y es la principal razón por la que tronó Walmart, pues son servicios que siguen siendo complementarios más que sustitutos. Si volteas a ver a Estados Unidos, son sustitutos y es por eso que Netflix mató a Blockbuster pero Blockbuster va a seguir un rato en México y por eso lo compró Grupo Salinas. También hay muchas personas que no tienen banda ancha, tableta y optan por rentar una película en estos lugares , dijo el analista.

Si bien las operadoras tienen un escenario de mayor optimismo con el desarrollo de servicios, también tienen la opción de crear alianzas con los servicios OTT existentes para sacar provecho del crecimiento de consumo de video en línea, principalmente del móvil.

Un ejemplo, de acuerdo con el analista de Ooyala, es el acuerdo que firmó Dish Network con Netflix en Estados Unidos para incorporar el servicio en sus servicios.

Es un gran acuerdo porque Dish le da a Netflix acceso a 14 millones de nuevos posibles consumidores; y de esta forma Dish ya tiene un servicio OTT, y es un gran acuerdo porque los consumidores van a querer convergencia de plataformas y acceso fácil a contenido. Actualmente cuando los usuarios ven Netflix o Amazon (Fire TV) o Google (Chromecast), tienen que ir y cambiar de dispositivo pero con Dish es otro canal, y los usuarios quieren que sea otro canal de cable, y vamos a ver mayores acuerdos que buscan la convergencia , explicó.

Chromecast, Fire TV impulsarán video en línea

Con la llegada de dispositivos para conectar las televisiones a Internet a través de puertos HDMI, como Chromecast de Google o Fire TV Stick de Amazon, el consumo de video en línea tendrá un mayor crecimiento, afirmó el experto de Ooyala.

El menor costo de estos dispositivos respecto a una televisión inteligente (smart TV) o incluso dispositivos móviles, que dan acceso a contenido en línea, crecerán además el tiempo de consumo de video que en México, de acuerdo con ComScore, es de 6.1 minutos por video superando a la media global de 4.8 minutos.

Ahora es más fácil tener contenido y estos dispositivos lo hacen todavía más fácil. Si tienes tres dispositivos de televisión con puerto HDMI, antes necesitabas tres suscripciones a televisión por cable. Ahora puedes tener dos Chromecast y una conexión de cable, con lo que multiplicas el consumo de video en el hogar , explicó el experto.

Google lanzó este año en México su dispositivo Chromecast a un precio de 699 pesos y se espera que el próximo año, Dell también lance su oferta con Dell Cast, que en Estados Unidos comercializa a 80 dólares. La firma mexicana Toto TV también cuenta con el dispositivo Toto Stick que permite conectar televisiones a la red.

julio.sanchez@eleconomista.mx

mfh