Nokia y Microsoft Corp presentarán el smartphone más poderoso de la golpeada empresa europea, en el que puede ser su último intento para recuperar mercado perdido a manos de Apple, Samsung y Google.

El mayor productor de software del mundo y la compañía finlandesa que alguna vez dominó el mercado de teléfonos móviles revelarán el dispositivo en Nueva York en la mañana del miércoles y harán una demostración para gente de la industria al mismo tiempo en Helsinki.

Microsoft y Nokia esperan que el nuevo Lumia se convierta en un arma potente en medio de una guerra de la industria de los móviles que se intensifica cada vez más.

Motorola Mobility, de Google, espera lanzar su último smartphone el miércoles, Amazon.com Inc presentará nuevas tablets Kindle Fire al día siguiente y Apple tiene programado dar a conocer su última versión de su influyente iPhone el 12 de septiembre.

Por su parte, Samsung Electronics dice que venderá su propio teléfono con Windows a partir del mes próximo.

El Lumia 920 y el más pequeño Lumia 820 incluirán el último software operativo Windows Phone, el cual Microsoft espera se convierta en una tercera plataforma de teléfonos móviles junto a sus rivales iOS, de Apple, y Android, de Google.

Si los nuevos teléfonos no seducen a los consumidores podrían significar el final para la deficitaria Nokia y un duro golpe a los intentos de Microsoft de recuperar su peso en el mercado.

Imágenes filtradas de los dos modelos muestran un aspecto similar a los anteriores teléfonos Windows de Nokia, aunque analistas dicen que eso solo no será suficiente para dar una vuelta de tuerca.

Las apuestas de Nokia y Microsoft son altas.

El fabricante finlandés ha registrado más de 3,000 millones de euros (3,800 millones de dólares) en pérdidas operativas en los últimos 18 meses, lo que lo obligó a recortar 10,000 puestos de trabajo y a proseguir con la venta de activos.

Su porción en el mercado global de teléfonos avanzados se ha reducido a menos del 10 por ciento de aquel 50% que disfrutó en su mejor momento, antes de que el iPhone fuera lanzado en el 2007.

Los teléfonos Windows solo han capturado un 3.7% del mercado global de smartphones, según Strategy Analytics. Los móviles con Android tienen el 68%, mientras Apple es dueño del 17 por ciento.

Para Microsoft, ventas exitosas del Lumia podrían convencer a más fabricantes de teléfonos celulares y transportistas de apoyar su software Windows Phone 8, que promete un rendimiento más veloz y una pantalla de inicio personalizable.

RDS