Si se redujera en 10 puntos porcentuales la piratería del software en México, el valor del mercado en ese sector ascendería a 3,124 millones de dólares y la recaudación fiscal sería de 513 millones de dólares, aseguró el director general de Business Software Alliance (BSA), Kiyoshi I. Tsuru.

Recordó que en México se perdieron más de 1,000 millones de dólares en 2010 por la introducción de software ilegal, el equivalente a 3.8% de las exportaciones totales no petroleras del país de noviembre de 2011, lo que colocó al país por encima de España y Canadá en materia de piratería.

Mencionó que de acuerdo con una encuesta realizada por la empresa en 2012, 53% de los consumidores mexicanos de tecnologías de la información ha usado software ilegal y que de acuerdo con un estudio de Prince and Cooke, entre 12 países de Latinoamérica, México es el segundo con mayores incidentes informáticos por uso de software ilegal, sólo por debajo de Ecuador.

Ante distribuidores de automotores en el país, el directivo aseguró que las pérdidas para el sector productivo también son cuantiosas.

Refirió que el uso de software pirata provoca 83.6% de contaminación de virus informáticos, 36.4% de fallas menores en los sistemas, 14.5% de fallas críticas de gastos de reparación, además de provocar la pérdida de 10.9% de la información.

La utilización de software ilegal por parte de las empresas puede derivar en contingencias técnicas, financieras y fiscales, incluso tener un impacto relevante en la información presentada en sus estados financieros, aseguró.

Además, anotó , los riesgos financieros y fiscales por uso de software ilegal implican perjuicios económicos por la alta posibilidad de pagar infracciones, indemnizaciones, gastos legales, falta de deducibilidad de los gastos relacionados, así como multas determinadas por las autoridades fiscales por la comisión de esta falta.

RDS