WikiLeaks, la organización fundada por Julian Assange, divulgó el martes pasado la mayor filtración en la historia de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estadounidense.

En esta nueva filtración, se dio a conocer las herramientas que la agencia de inteligencia estadounidense empleaba para ingresar ilegalmente a computadoras, teléfonos móviles e incluso televisores interactivos de compañías como Apple, Google, Microsoft y Samsung.

Los 9,000 documentos que difundió WikiLeaks, incluían discusiones sobre cómo alterar algunos televisores conectados a internet para convertirlos en estaciones de escucha. También había un documento que era sobre hackear sistemas de vehículos e indicaba el interés de la agencia de inteligencia en hackear automóviles modernos que tienen a bordo computadoras complejas, según reportó la Associated Press.

NOTICIA: La CIA llega hasta las salas de televisión

WikiLeaks informó que los documentos supuestamente provienen del centro de inteligencia cibernética de la CIA, que opera desde su sede de Langley, Virginia, y de una oficina del consulado estadounidense en Francfort, Alemania, de acuerdo la AFP.

Bajo el nombre Año Cero , la CIA habría elaborado unos 1,000 programas maliciosos entre virus, caballos de Troya y otros programas informáticos, que permiten infiltrar y controlar aparatos electrónicos, smartphones, televisores inteligentes e incluso vehículos para espiar a sus usuarios.

En un reporte adicional, la agencia también apuntaba a que estos programas maliciosos también podrían provocar posibles vulneraciónes a las protecciones de diversas firmas de cibergseguridad como F-Secure, Bitdefender, AVG, Comodo y Kaspersky.

NOTICIA: WikiLeaks revela burlas de la CIA hacia los antivirus

Ante esto, la firma de ciberseguridad creada por Eugene Kaspersky defendió las aseveraciones realizadas por la organización y aseguró que un gran porcentaje de las vulnerabilidades reveladas [por WikiLeaks], inclusive las relacionadas con los productos de Kaspersky Lab, pertenecen a productos obsoletos y han sido corregidas en versiones más recientes .

El 8 de marzo, funcionarios de inteligencia estadounidense aseguraron que contratistas de la CIA pudieron ser la fuente de las filtraciones a WikiLeaks, una señal que levantó las alertas dentro de la comunidad de inteligencia y también las preocupaciones de la Casa Blanca.

Assange, aseguró este jueves que WikiLeaks trabajará con las empresas de tecnología para ayudarlas a defenderse de este tipo de herramientas maliciosas. "Hemos decidido colaborar con ellas, darles acceso exclusivo a algunos de los detalles técnicos que poseemos para poder encontrar remedios", dijo Assange durante una conferencia de prensa online.

NOTICIA: ¿Cómo hackeaba la CIA las TVs de Samsung?

La organización aseguró que una vez que las compañías reparen sus productos vulnerados, se dará a conocer al público las herramientas de hackeo utilizadas por el gobierno.

abr