Mark Hurd confiesa que detesta la jerga de Silicon Valley y la terminología rimbombante como el cómputo en la nube, el big data y el machine-to-machine no es usada tan a la ligera, pero estas definiciones son claves para su negocio.

NOTICIA: Oracle y su nube resisten ante dólar fuerte

El CEO de Oracle considera que la migración hacia la nube representa el futuro empresarial y actualmente está impulsando las inversiones en la industria.

En el 2016, la compañía destinó 5,000 millones de dólares en desarrollo e investigación, para ayudarla a consolidarse como una de las nubes más seguras en el mundo. Sus ingresos por parte de sus operaciones de nube alcanzaron los 1,300 millones de dólares con más de 25,000 clientes a nivel mundial. Además concretó la adquisición de NetSuite por unos 9,300 millones de dólares, como un complemento para su infraestructura del negocio.

NOTICIA: Empresas mexicanas sacan sus datos de Estados Unidos

También ha sumado a clientes de la talla de Lufthansa, América Móvil, Hyundai, Ford y la cadena de hoteles Hilton a sus plataformas de nube tanto de gestión de recursos humanos como para su nube de productividad.

Para la tecnológica estadounidense, el cómputo en la nube ya no es simplemente un concepto de almacenamiento de datos, sino una visión para modernizar los procesos empresariales que mejoren la productividad y contribuyan a la toma de decisiones.

Hurd considera que en la industria del cómputo en la nube no siempre gana el que invierte más capital, sino en cómo maximiza esos recursos. La compañía se ha especializado en el desarrollo de plataformas de gestión y recursos humanos, ofreciendo soluciones de data, software, e infraestructura. Para el CEO, estas áreas son los pilares en dónde se deben de concentrar las inversiones y este ha sido uno de los nuevos enfoques de varias tecnológicas que operan con la misma premisa.

NOTICIA: Oracle compra a informática NetSuite en 9,300 millones de dólares

Oracle ha logrado posicionarse dentro de la industria como una compañía que entiende las necesidades específicas de cada cliente y que percibe que no nada más se trata de invertir en servidores. Para Hurd, la clave es entender los objetivos y los retos que cada industria requiere, en su caso la discusión ya no está centrada en la disyuntiva de elegir entre nubes públicas o privadas, sino entender cómo se pueden aprovechar los recursos disponibles para obtener mejores resultados.

antonio.becerril@eleconomista.mx

erp