¿Está listo México para la llegada del 5G? ¿Cuáles son los habilitadores de este estándar de comunicación que promete revolucionar la transmisión de información? ¿Será verdad que el 5G es indispensable para el despliegue total del Internet de las Cosas? Todas estas preguntas esperan a ser respondidas en el momento en el que tanto los operadores, como los proveedores de internet y los fabricantes de equipos terminen de actualizar su infraestructura para que pueda ser utilizada bajo este estándar. 

En un reporte sobre los requerimientos necesarios para hacer del 5G una realidad, la firma japonesa NEC refiere que la tendencia fundamental de las comunicaciones móviles ha sido el incremento de las tasas de transferencia de datos. “Durante el 2G, el principal servicio era la comunicación de voz sobre redes de conmutación de circuitos. El incremento en la demanda de información significó el suministro de servicios de datos sobre estas redes”. De acuerdo con el estudio, al pasar del 3G al 4G, varios servicios de datos se hicieron posibles, entre los que se encuentran bajas tasas de transferencia de datos para dispositivos IoT.    

El Internet de las Cosas (IoT, por su sigla en inglés) es la promesa más recurrente del 5G, el último estándar de la industria. Con picos de transferencia de hasta 20 Gbps en descarga y de 10 Gbps en carga y una latencia de 5 milisegundos, la quinta generación del estándar internacional de comunicaciones móviles augura un futuro de Realidad Virtual y Aumentada, video de alta calidad y millones de dispositivos conectados a la red en todo momento.

En México, de acuerdo con The Competitive Intelligence Unit (The CIU), con datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones, hacia el segundo trimestre del 2017, el 49% del tráfico de datos corría a través de la tecnología 4G y poco más del 50%, por el estándar 3G. Sólo 0.7% del tráfico ocurría a través de 2G.   

Aunque de acuerdo con The CIU, el paso hacia el 5G en el país supone procesos enfocados en la licitación de la banda de 2.5 GHz o la explotación de la de 700 Mhz, este tipo de estándar soporta bandas del espectro menores y mayores a los 6 Ghz y de acuerdo con la Unión Internacional de Telecomunicaciones, este estándar tendría capacidad para soportar una densidad de hasta 1 millón de conexiones por kilómetro cuadrado.   

Según Business News Americas, el mercado del 5G podría alcanzar un valor de 15,400 millones de dólares para las compañías vinculadas a las tecnologías de la información y la comunicación para el 2026, lo que hace suponer que aun falta bastante tiempo para que este estándar se convierta en un activo de valor para las empresas y los usuarios. Incluso en países como Estados Unidos, la suma de factores que requiere el despliegue de esta tecnología estará lista hasta el 2020, según Nec.

“El 5G está siendo desarrollado de acuerdo con los requisitos del mercado, tales como la reducción del costo total de propiedad, el suministro de varios tipos de servicios, la necesidad de asociación con diferentes jugadores o verticales y también las demandas sofisticadas de los clientes. Estos requisitos del mercado inducen el desarrollo de tecnología para soportar y permitir velocidades de datos y flexibilidad variables”, refirió el estudio.