Si bien los líderes en el desarrollo de oferta de banca móvil en América Latina son Brasil, Colombia y México, de acuerdo con un estudio de la firma de desarrollo tecnológico Latinia, sus desarrollos no han logrado una importante penetración, contrasta el Banco Mundial.

El potencial de la capacidad de las tecnologías móviles para aumentar la bancarización en áreas con poco acceso a los servicios financieros ha sido probado en lugares como África, con crecimientos de bancarización a tasas exponenciales.

El caso de éxito más sonado sobre el papel de los teléfonos celulares a favor de la inclusión financiera está en Kenia, un país de África con una población de 40.5 millones de habitantes.

En el 2003 se inició como piloto un programa de servicios de pago y de banca por celular, llamado M-PESA, operado por la compañía de telefonía móvil Safaricom. Este sistema inició comercialmente en el 2007 y ofrece a sus clientes una cuenta transaccional básica que utiliza el número de teléfono celular como número de cuenta.

Se trata de un esquema similar a la iniciativa Transfer, anunciada el mes pasado, derivado de una alianza entre los bancos Banamex e Inbursa, y la operadora móvil Telcel.

Los logros en Kenia han sido exponenciales, revelan las cifras del Banco Mundial, pues un país que nunca había tenido acceso a los servicios financieros de la banca formal, ahora el 42.3% de los mayores de 15 años tienen al menos una cuenta bancaria, mientras que el uso de los móviles para enviar y recibir dinero se ubica a niveles de 60.5% y 66 por ciento.

Pero en México, Colombia y Brasil, la penetración de servicios bancarios básicos (medida a partir del acceso al menos a una cuenta en una institución financiera formal) asciende a 27%, 30% y 56%, respectivamente; mientras que el uso de sistemas móviles para envío y recepción de dinero no sobrepasa el 3% en el mejor de los casos, que es México.

A decir de Mariana Rodríguez Zani, directora de Convergencia Research, canal de SMS es el más utilizado en México y América Latina, tendencia que continuará pese a los desarrollos tecnológicos a pesar de que su crecimiento en número de ofertas es menor al de otras tecnologías móviles, asegura.

Mas la oferta de servicios bancarios móviles ha visto un mayor desarrollo en plataformas como teléfonos inteligentes y dispositivos con acceso a Internet, tecnologías que aún carecen del alcance masivo entre los clientes de telefonía celular, contrario a canales como los SMS, utilizados en México por el 98% de los usuarios.

julio.sanchez@eleconomista.mx

RDS