La llegada de la tecnología de blockchain al sector inmobiliario se está convirtiendo poco a poco en una realidad, lo cual generaría diversos cambios tanto en el proceso de compra y alquiler de inmuebles, como en su construcción.

Para Hugo Blum, CEO y cofundador de la startup 100 Ladrillos, la tecnología de cadena de bloques será muy útil para la industria de bienes raíces.

“Principalmente el blockchain, como protocolo, va ayudar a dar acceso, dar liquidez, además de generar una transparencia y seguridad para la gente”, explicó Blum.

La startup 100 Ladrillos es una de las compañías que ya aprovecha esta tecnología para innovar en el sector y así abrir el mercado a más inversionistas de una forma accesible, ágil y segura.

"Somos un marketplace en el que se pueden vender y comprar fracciones de inmuebles comerciales, como bodegas, locales u oficinas que generen renta o plusvalía, 100% en línea", dijo Blum a El Economista.

El cofundador de la compañía jalisciense detalló que la idea de crear esta plataforma surgió al notar la debilidad legal y tecnológica que existía en el sector inmobiliario, para que las personas pudieran acceder desde una computadora a comprar o vender inmuebles por internet.

“Observamos la necesidad de la gente que tiene deseos de invertir, y que por los altos costos de los inmuebles y los trámites, no todo mundo tiene acceso a esas inversiones”, comentó Blum, quien ya cuenta con experiencia en el mundo de las empresas de tecnología financiera (Fintech), al ser uno de los creadores de la startup Yotepresto.com.

El empresario explicó que por cada inmueble que adquiere la compañía se crea un fideicomiso bancario y se divide en 100 partes iguales, las cuales decidieron llamar “ladrillos”.

“Un ladrillo es legalmente, los derechos de una parte alícuota de un inmueble por medio de un fideicomiso”, explicó Blum.

Estos títulos digitales son emitidos con ayuda de la tecnología del blockchain y la Firma Electrónica (FIEL) lo que permite realizar las transacciones de compra y venta, 100% en internet, por medio de la plataforma de 100 Ladrillos.

La startup, fundada en 2017, también se encarga de administrar y rentar los inmuebles para después repartir las ganancias de las rentas entre los inversionistas.

Blum comentó que a diferencia de una FIBRA inmobiliaria tradicional,100 Ladrillos permite que los usuarios elijan en cuáles inmuebles desean invertir, además de decidir el momento en que comprarán o venderán sus ladrillos.

“Como modelo de negocio, nosotros solamente cobramos comisiones si tú recibes renta, si no recibes renta, yo no cobro comisiones. En cambio, las fibras, tengas o no tengas rendimientos o tus acciones suban o bajen de precio, ellos siguen cobrando comisión por administración. Nosotros quisimos alinear muchísimo el éxito de la compañía a que la gente tenga éxito en sus inversiones”, dijo el empresario.

Otro diferenciador de la startup es que los usuarios también pueden invertir en proyectos que están en construcción, para ganar una plusvalía de preventa.

100 Ladrillos cuenta actualmente con alrededor de 3,000 usuarios y administran cuatro inmuebles con un valor total de 200 millones de pesos. Blum adelantó que estiman que próximamente se obtengan 12 propiedades más, incluidos algunos en proceso de construcción.

“Esperamos contar con inmuebles con un valor total de 1,000 millones de pesos, 12 meses después de que tengamos licencia”, dijo el empresario en relación al futuro de la compañía.

Licencia ITF

Blum comentó que el futuro de 100 Ladrillos dependerá en gran medida de si obtiene la licencia de operación como Institución de Tecnología Financiera (ITF), la cual ya fue solicitada ante la aprobación de la Ley Fintech.

“En 100 Ladrillos decidimos que queríamos ir por una licencia de Institución de Tecnología Financiera para hacer financiamiento colectivo de copropiedad, que eso trae muchas ventajas y muchos dolores de cumplimiento y de operación, pero yo creo que también va a dar mucha certeza y certidumbre al inversionista”, comentó Blum.

Todas las empresas de tecnología financiera tienen hasta el 10 de septiembre de 2109 para tramitar la solicitud y a partir de ese momento la autoridad podrá autorizarla o hacer observaciones. “Yo diría que las primeras licencias van a estar saliendo para finales de año y en el primer trimestre del año que entra (2020)”, consideró Blum.

“Particularmente para 100 Ladrillos, que tenemos dos productos: propiedades terminadas que ya tienen inquilino y propiedades que están en proceso de construcción, es decir en preventa. La ventaja de pedir la licencia es que hoy la preventa se realiza fuera de la plataforma, pero con la licencia vamos a poder hacer las transacciones de compra-venta 100% en línea y eso va a ser una ventaja grande para los clientes”, comentó.

Otra de las ventajas de obtener la licencia es que la startup podrá fragmentar los inmuebles en más participaciones. “Podremos todavía hacer más pequeño el ticket de inversión para el público en general, si bien antes de la regulación estamos limitados a hacer 100 participaciones, con la Ley Fintech y la licencia podremos hacer 10,000 o 100,000 ladrillos, lo que permitirá pulverizar más el acceso a la inversión”, comentó Blum.

Sin embargo, el empresario también considera que no todo es positivo con la emisión de estas licencias. "Veo desventajas, porque como en todo, siempre la innovación va adelante de la regulación, entonces al estar encajonados en una figura regulada, no va a permitir que la innovación sea tan ágil, como antes de que te regulen", explicó.

Hugo Blum participará como ponente en la tercera edición de Blockchain Summit Latam México 2019, que se realizará el 4 y el 5 de julio en la Ciudad de México.