Un refrigerador que envía mensajes al teléfono móvil cuando se acabó la leche. Un coche que te informa de la plaza libre más cercana a la puerta del centro comercial; un reloj que cuenta las calorías que consumes mientras duermes o una playera que produce música mientras realizas tus ejercicios matutinos son dispositivos que mejorarán nuestra calidad de vida.

El Internet de las cosas es un concepto que abarca objetos sobre los que no estamos tan acostumbrados a escuchar que tenga una conexión a Internet. Según consultora especializada en las industrias de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones IDC, se estima que este mercado crezca en América Latina un 14% durante 2014.

Para Cristina Rivas, gerente de investigación y consumo de la firma, esta cifra se justifica debido a la gran cantidad de dispositivos que pueden estar relacionados.

La mayor adopción estará en smartphones y tablets, pero eso también nos está dictando que la gente está buscando estar conectada en cualquier momento y en cualquier lugar y nos abre la puerta a poder pensar que sí hay un mercado potencial en donde otro tipo de dispositivos se puedan comenzar a adoptar con estas funcionalidades de acceso a internet .

La Feria Internacional de Electrónica de Consumo (CES) que tuvo lugar a principios de enero en Las Vegas dejó entrever que la tecnología ya se está comercializando como un tema de moda dirigido a productos como ropa, relojes o lentes.

LOS RETOS PARA EL INTERNET DE LAS COSAS

La analista de IDC observa que la industria está apostando y desarrollando este tipo de productos, pero que en el caso de México es necesario pasar por una curva de adopción ya que el mercado es muy sensible al precio.

Hay que pensar que los usuarios tienen un presupuesto limitado. Los salarios no están aumentando de forma proporcional como para que un usuario decida comprar todos los dispositivos en un solo año , dijo Claudia Rivas.

Según datos ofrecidos por la consultoría, al mercado de computadoras en México le tomó más de diez años poder llegar al 20% de la población. La adopción fue lenta debido a que los precios no se adecuaban a los consumidores. Todo lo contrario sucedió con la llegada de las tablets ya que en dos años ya había alcanzado el 20% de la población.

La analista considera que la penetración del internet de las cosas variará dependiendo del dispositivo. Vamos a ver algunas tecnologías que tendrán ritmos de inversión muy rápidos. Habrá otros que tendrán que dar un giro en su desarrollo para poder ser adoptados. Veremos de todo. Lo que sí estoy segura es que no tendrán que pasar diez años para que se adopten , añadió la experta.

[email protected]

nlb