Querétaro, Qro.  Los cimientos de la industria aeroespacial en Guanajuato entrañan dos propósitos latentes: el desarrollo tecnológico para esta industria y forjar una base de proveeduría regional.

Ambos objetivos son los pilares sobre los cuales el sector desarrolla sus estrategias para impulsar el crecimiento de esta industria por medio de la manufactura y la mentefactura, expuso el integrante y tesorero del Clúster Aeroespacial del Bajío (BJXAerospace) —organización con sede en Guanajuato—, Óscar Rodríguez Yáñez.

La industria aeroespacial de Guanajuato plantea el desarrollo de nuevas tecnologías, esquemas de industria 4.0, incursionar en la manufactura aditiva, diseño de materiales compuestos, sistemas de internet de las cosas, entre otras ramas. Uno de los objetivos -dijo- es desarrollar tecnología aditiva, así como aceros inoxidables, para vertientes de la industria aeroespacial, al ser segmentos hacia los cuales se está desarrollando esta industria.

Forjar capacidades de proveeduría es otra de las tareas a gestar para este sector. El también CEO de Optimen -empresa mexicana de desarrollo de software para la industria aérea- refirió que en medio de los objetivos que plantea la industria, generar alianzas estratégicas será elemental para sumar capacidades y propiciar la integración de micros, pequeñas y medianas empresas (mipymes). “Guanajuato como estado incipiente. Tenemos la capacidad para poderlo hacer, a nivel país México está en el lugar 40 de ser atractivo en el desarrollo aeroespacial. Poder hacer las cosas diferentes, juntar el músculo que tenemos de las mipymes, de las OEM, el cúmulo de las 240,000 empresas del estado, hay una proveeduría local muy interesante, esta proveeduría hay que empezar a tropicalizarla (hacia la aeroespacial)”, planteó.

Reconvertir las capacidades productivas de la industria guanajuatense y guiarlas hacia la industria aeroespacial, será una de las labores a seguir para crear proveedores en la región. “Principalmente hacer alianzas, como empresarios identificar cuáles son las diferentes fortalezas de diferentes empresas y por eso mismo con el Clúster del Bajío buscamos empezar a juntar voluntades de empresarios y hacer alianzas estratégicas. (…) ¿Cómo poderlo ver o desarrollar en miras hacia el tema aeroespacial?, porque hay muchas empresas en el estado que tienen muchas fortalezas, si juntamos gente que está en la manufactura automotriz (…) y como grupo de empresas liderarlo para contribuir a ser más atractivos como país”, mencionó.

Entre las empresas aeroespaciales, refirió, Optimen se enfocan en el desarrollo de tecnología para la industria, optimización de flota y tripulación, entre otras líneas. Además de firmas dedicadas a la manufactura y mantenimiento de interiores de aeronaves.

Junto con la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia) el clúster trabaja en un programa de desarrollo de proveedores, que tiene como objetivo formar en una primera fase 25 potenciales proveedores.

La plataforma que ha diseñado la industria automotriz en Guanajuato -apuntó- será elemental, en la búsqueda de reconvertir proveedores del sector automotor al aeroespacial.  En tanto, la certificación para la industria aeroespacial, acotó, diverge de los proceso de acreditación para la industria automotriz. El proceso de capacitación y certificación oscila de uno a tres años, precisó el director del Clúster Aeroespacial del Bajío, Alejandro Arredondo. Desde 1999 al primer semestre del año en curso, la industria aeroespacial de Guanajuato prácticamente no tiene registro de inversión extranjera directa por concepto de fabricación de equipo aeroespacial, de acuerdo con los registros de la Secretaría de Economía (SE).

Dentro de la inversión por fabricación de equipo de transporte, en el periodo de referencia, suma 6,766.7 millones de dólares distribuidos entre fabricación de autopartes y fabricación de automóviles y camiones. Actualmente el clúster integra a siete empresas del sector aeroespacial, que generan 250 empleos directos.

En el lapso de 2014 a 2019, esta industria reportó un crecimiento promedio anual de 18%, principalmente en los subsectores de aeronáutica civil y comercial; mientras que las proyecciones para 2020 se han visto mermadas por las afectaciones que generó la pandemia en la aeronáutica civil. Al cierre de 2019 esta industria reporta 368 instalaciones industriales en el país, con presencia en 19 de los 32 estados y la generación de empleos supera los 60,000 puestos de trabajo.

En México se identifican cinco principales regiones para esta industria: Baja California (97), Sonora (58), Chihuahua (52), Querétaro (50) y Nuevo León (33), de acuerdo con información de la Femia.

viviana.estrella@eleconomista.mx